27 diciembre 2015

El conjunto de la suma de la vida

La vida, la amistad, el camino, la belleza y tal vez la eternidad es un conjunto en movimiento que suma y atrae mientras avanza. 
Sólo con los ojos de todos, puede verse el final. O acaso solo sea posible contemplarlo con el alma, porque ni siquiera los ojos podrían abarcar tanta luz.
Desconozco si las figuras geométricas pueden dar mejor idea de la perfección que los trazos abstractos y sublimes.
Es posible que los números y la sucesión Fibonacci puedan explicar algún día el universo. Es verdad que a lo largo de la historia, hombres de ciencia, artistas e incluso arquitectos lo han utilizado para trabajar y para crear. Lo cierto es que los resultados siempre han sido majestuosos. Y que las plantas y las flores, de forma natural se organizan de ese modo.






Hoy simplemente quiero dejaros un tapete hexagonal para una mesa camilla.
Fui sumando los pequeños hexágonos y encajando con puntadas y colores, como hacemos las cosas en el patchwork. 







Me imaginaba, uniendo, amigos de aquí y de allá, y todos aportando algo.
Un beso escondido para todos y cada uno.
Feliz Año.

12 diciembre 2015

Navidad.

La estrella que nos guía, porque nos guía una estrella, nos invita a mirar lejos, porque solo es posible avanzar, como decía el sabio, cuando se mira lejos.
Eso supone metas, sueños, y deseos de dónde queremos estar en el futuro. Solo es posible progresar cuando se piensa en grande y se cuenta con la fuerza de uno mismo, del amor y de la amistad.




 Quiero llegar hasta vuestros hogares, con la luz de las estrellas. Vosotros lo sois y el sol también lo es. Así que nos veremos, tanto si es de noche como si es de día.
Os deseo salud, alegría y paz, a cada uno personalmente, y  lo hago extensivo también a vuestras familias. Donde estéis, sea invierno o verano, que disfrutéis de la vida, en todas las estaciones y cada día.
Que a nadie le falte el calor del aprecio en esta Navidad




Con vosotros el mundo tiene luz y nace cada día.
Seguro que no estamos tan lejos si nos deseamos lo mejor.
Feliz Navidad.
Ángela.

29 noviembre 2015

Una casa, un pueblo, un mundo


No es el cambio climático tan capital como la mejora del clima que estamos creando en nuestro mundo.










El exceso de soledad abruma a mucha gente y la deja a la intemperie, donde no tienen más que el sol y las estrellas para cobijar sus vida






Se derriten los hielos, pero se enfrían las entrañas. Mientras, los habitantes de la tierra, estamos necesitados de comprensión y protección, tanto plantas, como animales y también los humanos.






Para vivir la vida, somos libres, pero para vivir con los demás, tenemos que vivir en paz, respeto y cercanía, aprovechando la experiencia de los siglos y compartiendo la sabiduría de todos los seres que habitan este pequeño planeta azul.












He intentado, una vez más, que las casas de todos lleguen a mi casa. Que mi casa tenga un mirador permanente a la sociedad. Quiero sentir desde aquí que la humanidad no retrocede, que aunque haya peligros y haya noche, no cunda el desánimo ni se instale el frío y la falta de sonrisas.


Quiero pensar que mi casa es como la de todos, una más, pero llena de luz, de amor y de recuerdos. No olvido a nadie, se encuentre donde se encuentre. Ni me gustan los olvidos, ni quiero que nadie se sienta olvidado, ni perdido, ni falto de cariño.


Nadie está solo. Nadie debería perder  la alegría, ni la juventud y la voluntad de vivir. Cada uno en su casa, creciendo desde dentro, como hacen los árboles, como los animales, como quienes tienen fuego en la mirada.





La población mundial no es una suma de casas, ni de individuos extraños y distantes. Somos un todo. Tenemos alma y el alma no se aleja, ni decae; se perfecciona, se enriquece, se ejercita, se nutre y se da sin tener que menguar ni dividirse.




Os presento, algo de mi mundo. Es el bandó con las cortinas que tengo, matizando el sol que penetra desde lo alto y llena todo. Son los matices de luz interior. Distintos a los que publiqué no hace mucho. Estas casas son más nuestras. Aquí tenéis la que os guste y desde aquí, salgo cada día para encontraros y seguir a vuestro lado por el camino de la vida.





Agradezco la ocasión para enviaros un beso con todo lo mejor.
Ángela.

01 noviembre 2015

My whimsical garden

Lo que hoy os muestro, aún no está acabado, pero quiero que veáis que de todo se aprende, y que incluso los premios, (estas telas eran parte de un premio que recibí hace unos años) pueden seguir con nosotros poniéndole un poco de imaginación personal, ¿no os parece?

Creo que la colcha llenará de colorido nuestros sueños, en caso de que surjan, o alegrarán la vista simplemente, que ya es mucho.







Toda creación humana es hecha a imagen y semejanza de alguien, o de algo que llevamos dentro que es la inmaterial belleza.
Nada aparece porque sí... Va apareciendo en la medida que pensamos, nos llenamos como esponjas de lo que proyectamos hasta darle la forma deseada. Todo se va abriendo a la luz, como el día, como la vida... hasta alcanzar, sino la plenitud, o la perfección, por lo menos algo parecido a lo que se desea. Eso que hemos ido buscando, puntada a puntada, después de entrar continuamente a la morada interior, de donde nace la energía, la paz y el gozo, ya es una realidad.

En ese rincón solo puede entrar uno mismo si es constante. No se puede compartir más que cuando uno sale con su pequeña obra puesta en pie. Y lo que todos ven, y aprecian, es la obra. Las horas interiores, el sinfín de diseños, recortes, colores y puntadas, siempre quedarán en el anonimato. No se han perdido, pero no se pueden mostrar, como no se puede mostrar el alma cuando ven nuestra imagen, o nos miran fijamente a los ojos.


Si no existiera el Principito, habría que inventarlo y ser agradecidos, no tanto por decirnos que en su planeta hay una flor o un príncipe, sino por acuñar la frase de que "lo esencial no puede verse con los ojos sino con el corazón".
Detrás de cada obra hay una artista y una pensadora y una trabajadora... que no aparecen. Y todas ellas tienen el mismo corazón.

Haciendo lo que a uno le gusta... las horas y los días, se van encadenando al patchwork y van encajando en la vida, en la familia, y en todo. Y los colores, son los colores de la  felicidad, mas que los recortes de las piezas.
Bueno, os dejo con mi caprichoso jardín lleno de color. Los latidos, como la sabia de las plantas...van por dentro.

Un beso y feliz semana. 

10 octubre 2015

Matices de luz interior.

La luz tiene matices desde la ventana.
Si la naturaleza nos habla cada día, si el aire, la luz y los colores dejan en el interior la maravilla de la paz y la inmensidad, ¿No hablan también los ojos que nos miran? ¿No habla la casa que uno habita, esa que el amor ha convertido en el hogar?











Ella y todo, habla de nosotros sin palabras. Cada rincón, cada detalle...tienen la virtud de asombrar y cautivar.








De noche y de día, con música o susurros, con voces o silencios, ahí, en el hogar, en ese espacio que delimitan las paredes, se mece la cuna de los sueños, la vida de unas vidas, lo mejor de unos latidos que crecen con el tiempo sin pensar que poco a poco el calendario se deshoja.




Tengo interiorizada esa verdad. Los trabajos de cada uno, al igual que las flores diferentes, engalanan y adornan el espacio de todos y de cada uno. No importa quién pone más o aporta menos. Todo es posible. Todo puede cambiar. Todo se comparte y agradece.






Las cortinas aportan intimidad y calor. Pues ahí, al trasluz, están mis casas, puntada a puntada, como en el hogar están los detalles y todas las formas de orden y cariño. Ahí están mis pinceladas, mis ilusiones y lo que cada día va saliendo de mi mano.







Lo comparto, con una sonrisa y la sencillez de quien sabe que un camino similar lo recorre cada mujer y cada amante del patchwork cada día.
Un beso.

01 septiembre 2015

Regalar alegría

Han pasado muchas cosas. No volvemos igual que nos fuimos. ¿Vuelta a la normalidad? Es posible, porque la vida sigue. Las estaciones cambian.













Lo que antes era un prometedor inicio, ha fructificado. Nada es lo mismo, porque venimos con más energía, y una mochila llena de sonrisas y recuerdos.
























La belleza no vuelve ahora con más fuerza, porque no se fue nunca. En los días de silencio se ha llenado de música.








Es hora de compartir algunas cosas, sobre todo aquello que pudo hacer feliz y nos devolvió la sonrisa impagable de los niños.







Pensamos algo para hacerlos felices, y no imaginábamos que su alegría y asombro serían también la causa de nuestra felicidad.
¡Qué misterio envuelve cada momento de la vida!



Al final es verdad que se tiene lo que se ama, porque sólo se tiene lo que se da.




















Se pensó en los demás...en cada uno, de forma personal y con cariño. Y se multiplicó con sus sonrisas y admiración, y volvió con la música de siempre, o la nueva, de la sangre y la familia.


Un brillante rédito que reflejan los ojos de los más pequeños.













El abrazo y el acompañamiento inseparable de la muñeca o el muñeco es la cálida forma de expresarse... que durará mucho más tiempo, y más verdad y más sincero, que un simple "gracias". No todo se paga, ni tiene por qué cuando se puede ver hecho realidad.







Aquí estoy, amigas y amigos, de nuevo. Saludo a todos y cada uno. Me alegra encontraros. Espero que hayáis sido felices. Nos seguiremos viendo, si así lo deseáis.
Un beso. 

01 agosto 2015

Un recuerdo

Dicen que ha sido "el día del amigo". Para mí todos los días lo son. Y digo "amigo", incluyendo hombres y mujeres. Y además, y por experiencia, en esa fuente de energía, incluyo a mi mascota. Es un caudal inagotable de ternura, de juegos y sonrisas. Con su mirada cálida, necesita estar cerca, se arrima, se acurruca a mi lado y es feliz. 
Amigos todos, conmigo estáis, mi corazón os lleva.

Quiero deciros que os recuerdo. Que me llena el alma sentir así la amistad. Que el calor humano para el que no hay distancia, sigue ardiendo, aunque no nos comuniquemos con la misma frecuencia. Siento que no hace falta ir hasta el fin del mundo, en busca de lo que podemos encontrar tan cerca.
Hay que descubrirlo y eso es la amistad. Derribar la rutina de los días que impide ver lo que está cerca y valorar el gran tesoro que tenemos.
En esta sociedad que tanto se valora la imagen y la apariencia, hay que poner de relieve los auténticos valores. Disfrutar "la lealtad no fingida y el mutuo afecto de los buenos y auténticos amigos".
Con ellos, aunque no los veamos, nunca estamos solos. Son la  familia que hemos ido descubriendo y eligiendo. Y tiene unas dimensiones que sobrepasan los latidos del corazón y de la sangre.


La amistad auténtica necesita cuidado y recuerdo. Lo auténtico en mi vida, lo cultivo.
Comparto vuestra alegría y disfruto de los éxitos de todos. Cada logro personal, cada reto vencido, cada conquista lograda, en cualquiera de las ciencias o las artes, avanza la Humanidad y yo con ella.
Feliz tiempo para vivir y disfrutar.
Un beso.
Ángela

26 junio 2015

Utopías de verano.

Pozo, palabra honda, decía Juan Ramón Jiménez.  Posiblemente, tanto lo de pozo, como lo de honda, pueda aplicarse también a la persona.

Todos tenemos muchos sueños y algunas realidades. Somos hijos de la imaginación y del destino. El viento encuentra música en las ramas y en las hojas. Y en las noches oscuras y serenas, las estrellas envían sus mensajes de luz y de silencio.




Al ser grande lo que contemplamos cada día, nosotros nos crecemos con imaginación y libertad... hasta que una mirada en el espejo del agua de ese pozo nos devuelve tal cual somos. Nos vemos,  y descubrimos la pequeña utopía de la realidad, la sencilla utopía de la humildad y de la pequeñez.




Descubrir las limitaciones con las que tropezamos con los demás y la inmensidad profunda en donde todos coincidimos, es una maravillosa experiencia de verano. Ver y beber. Caminar y descubrirse en el entorno de la naturaleza y de la vida.




Cuanto más estamos con los demás, cuanto más salimos del entorno habitual y de nosotros, el silencio se hace más pequeño y necesario. Y entonces comprendemos que somos tan grandes como nuestro silencio, y tan pequeños como nuestra capacidad de asombro. Somos tan grandes como nuestros deseos y tan pequeños como nuestro amor. Pero por esa doble vía de amor y de deseo se puede crecer.


¿Dónde comienza y donde acaba la huella que dejamos en el camino? ¿Dónde comienza el camino y donde acaba? O, como decía el poeta, somos caminantes y nuestras "huellas son el camino, y nada más, y al volver la vista atrás, se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar".

Allá donde se encuentra cada uno, sabe que la utopía es que somos caminantes con todos, y estrellas fugaces como los segundos de los relojes al sol.
Tenemos la fuerza de todos caminando tan deprisa, que solo vemos la espuma de la estela de la barca humana.

Os dejo esta utopía de verano, sobre mis óleos de agua.
Feliz verano. Estamos ahí aunque no nos veamos. ¿Veis esa pequeña huella al lado de la vuestra? Pues debe ser la mía. Porque hoy quise acercarme por ahí.
Un beso.

24 mayo 2015

Lo mejor va contigo.

La vivienda es un derecho de todo ciudadano. Vivir bajo techo debería ser asequible a todos en cada rincón del planeta. Pero cuando vamos de acá para allá, en busca del descanso en las vacaciones, hay que buscar agencias y lugares que nos dejen un cobijo.


En España estamos batiendo records de turismo. 
Como mi gente amiga -según dice- casi no tiene tiempo de buscar, se me ha ocurrido una forma al alcance de todos los bolsillos... una tira de casas para sentiros a gusto allá donde vuestra imaginación os lleve.

Desplegada, podrá ser un bandó para las cortinas cuando esté terminada. Son muchas piezas minúsculas, todas a puntada escondida.
El arte es como la vida pero no es la vida. Todo está en la mente. El inconsciente colectivo quizás lo llevamos todos y... cada uno lo hace realidad a su manera. En todo caso la vida, la belleza, el amor y el hogar, es personal, único y nunca gregario, ni masificado. También en vacaciones. Aunque yo estoy por la aventura.
Todo es un largo camino, como la tierra, como la vida. De vez en cuando adultos, jóvenes y niños necesitan descubrir nuevos horizontes, ver caras nuevas y tal vez encontrar nuevos amigos. 
Eso no es tan fácil como mover la silla, igual que en el hogar del principito y poder disfrutar de un nuevo amanecer o de una puesta de sol, una copa, escuchar una melodía, dejarse ir en un baile o mantener una conversación en otro idioma...porque lo mejor va contigo.

Si vais de crucero, la inmensidad está más cerca... flotando, podréis disfrutar de la indecible sensación de estar envueltos en la caricia de unas inigualables sábanas de azul y cielo. La vida bullendo a vuestros pies y las estrellas velando vuestras noches mientras la brisa invisible acaricia vuestro rostro.


Me ha encantado saber que hay un árbol de cuarenta flores y cuarenta frutos diferentes.Esas flores y esas drupas, son la prueba de que todo lo distinto puede convivir, embellecer y ser útil. Como nosotros, como la amistad, como el mundo.
Os deseo un feliz verano y allá donde os encontréis, con vosotros va mi aprecio y mi cariño. 
Hasta la vuelta.