15 septiembre 2013

Del verano...los niños





De las alegrías de la vida, la mayor sin duda, son los niños.
El verano permite disfrutar del mar, la montaña, las noches y los días, las estrellas lejanas o fugaces, y también de la paz y la conversación tranquila y el amor de la familia.













Los detalles, en los que uno pone el alma, el saber, el corazón y el sentimiento, brotan de lo más profundo del alma y  la imaginación descubre las sutilezas necesarias para hacerlos posibles.







Cada uno tiene que ser distinto, cada uno un nombre, una personalidad, un mimo. Y… aprovechar las idas y venidas de los viajes de verano, para dejarselo a los sobrinillos –los más pequeños de la familia-, y para que decidan cómo y cuándo lucirlos.












Cuando sentimos la fuerza del cariño y del aprecio, comienza la creación de algo bello, que unas veces lo expresamos en forma de palabras, o de versos, y otras en colores, con pinceles, o con puntadas de patchwork.










Todas las camisetas están hechas con aplicaciones,algunas minúsculas como las del coche de Rubén y a puntada escondida. La imagen del diseño de la camiseta de Rubén me la pasó Ángela. Me gustó una camiseta que había hecho ella, se lo dije y le falto tiempo. Es muy amable.










Todo es un proceso del corazón para la vida y de la vida para la belleza y para la contemplación y la alegría de quien lo recibe.










En todo lo que hacemos, va algo nuestro. Es un trabajo de pensamiento y selección, y al final, aunque sea algo íntimo nunca expresa todo lo que llevamos dentro ni todo lo que quisiéramos manifestar. ¡Esa es nuestra limitación, pero también algo con lo que los demás pueden contemplarnos!






Gracias por estar ahí, amigos y amigas. Gracias por la amistad y sobre todo  por vosotros y por vuestra felicitación.