08 mayo 2016

Primavera







No es que  haya estado esperando, como Machado, a que llegara la primavera. "Ha venido, y nadie sabe cómo ha sido", dice él. Y esta vez, ella y yo hemos coincidido.










Hace tiempo que sembré, aquí mismo mis telas de alegría. 
Aquellas flores de colores, necesitaban la llegada de la luz y el acolchado. 
Se necesita tiempo, trabajo y arte. 









También buscar encuadres, y encontrar amigos. 













Cuando todo eso se consigue, ya es imparable, todo despierta a la vida, y damos la bienvenida a las múltiples flores y los sueños hechos realidad.








A quienes, pacientes, aguardabais para contemplar, terminada, esta pequeña obra, hoy con el mismo aprecio que siempre, la dejo ante vuestros ojos, para que la podáis contemplar.









No son copia del jardín, son gritos o versos, para cantarle al amor, en una colcha de contrastes y sueños.














También podéis encontrarla expuesta en el VII Encuentro de Patchwork de la Comunidad de Madrid en Loeches el 14
de Mayo.





Ojalá, llegue a esta pequeña primavera, la alegría, chispa divina, y al cerrar los ojos, en la noche, se pueda escuchar la Oda a la alegría. ¿No dicen que las grandes obras las sueñan los genios y son más grandes cuando se complementan?
El arte y la vida, mejor con alegría. ¡Son para disfrutar!

Un abrazo amigas y amigos. No os olvido.