02 abril 2020

Mi patio florece...




El cuidado de las primeras flores, el bizcocho para que desayune mi hijo que trabaja online, la costura de mascarillas con filtro, el peinar, acariciar y jugar con Yuki, el interactuar con personas cercanas, las videollamadas para reuniones que lo requieren, los diálogos, el amor y las risas con la familia, las comidas sabrosas, la limpieza, el silencio, los paseos por mi patio contando los pasos, y esa música, y esa página , y ese blog...


y así paso mis días...








La vida es  energía,
con momentos distintos,
pero se expresa con la belleza de todo lo que existe y acontece en cada instante, aunque a veces duela.







La vida siempre vuelve, nunca se ha ido.
Aunque parece que muere solo estaba dormida y soñaba qué ponerse para estar más bella...

Nunca pierde el tiempo, todo es vida, siempre vida, solo vida, solo belleza, incluso cuando nadie sale a contemplarla.






Y la vida en primavera evoca ese potencial que llevamos dentro.






























Y aunque estamos limitados en esta situación a disfrutarla fuera, si podemos desprendernos de lo viejo, hacer sitio a lo nuevo y florecer.

23 marzo 2020

Un día más...







Un día más confeccionando mascarillas para quien las necesite...

















Momento que aprovecho para expresar mi agradecimiento a tantas y tantas personas que nos cuidan.

28 febrero 2020

Confiar...








La aceptación (no conformismo) que está basada en la sabiduría, trae paz y es un estado de absoluta tranquilidad.

25 febrero 2020

El carnaval y el cristal



No sé si se ha roto el carnaval de este año, o solo se ha roto el cristal; el cristal con que hasta ahora lo veíamos, el de la fiesta popular, que comenzaba con "el jueves lardero o el jueves merendero", y luego el disfraz y la danza, la música y el color.











Recuerdo el refranero, que el ánimo está alegre después de compartir en el campo la merienda, porque "de la panza, sale la danza", porque "tripas llevan pies, y no al revés".
                                                           La fiesta luego comenzaba en casa al buscar en el baúl o en el armario, los vestidos de disfraces, y las caretas coloridas y vistosas para el desfile. Había que cubrir la apariencia cotidiana de tal forma que variara el aspecto y no nos reconociera quien nos viera. Se permitía de este modo, o se provocaba, la chanza, la chirigota, y la risa, porque entonces, no éramos nosotros lo importante, sino el disfraz.

Pero este año se ha roto el cristal de la normalidad. En muchos lugares se ha suspendido el carnaval, y tenemos que salir sin maquillaje, ni máscara, ni ropajes extravagantes o sofisticados.

La gente ha tenido que salir a la calle con lo puesto, con lo que es, con lo que cada uno desfila por su casa, por su pueblo o por la calle cada día.

Y ese espejo roto, en que se mira, le devuelve su imagen en mil pedazos, que son partes de sí mismo, el de ayer y el de siempre. Es múltiple y uno. Tiene que cerrar los ojos para recordar que es él mismo, que vive y siente, se alegra y sueña, sin más vestido ni otra música, que con los que vino al mundo y el latido agradecido de su alocado corazón.

Y la vida depara sorpresas, porque sin ser carnaval hay quien conserva un elevado compromiso con el disfraz, aunque tampoco es imprescindible para llevar una máscara...pero como decía el poeta, "nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira".
PD. Falta aún mucha tarea en este Quilt...

09 febrero 2020

Invierno... ¡solo a veces!

Ahora que no hay hojas en las ramas,

el viento, entona sin matices,

una música fría,

llena de ausencias.


La luna, surge desde el mar

redonda como una pandereta helada,

que se oculta por momentos

tras el velo de la noche.


Una mujer pasea pensativa,

escuchando las olas,

mientras su aliento, al respirar

intenta acariciar la vida y vuela.


Su luz, allá en el fondo del pecho

es fuego fiel, como el amor,

como la veleta de una pieza,

siempre señalando algún destino.

No es ciego el sentimiento,

ni la música en gotas, a merced de las olas,

ni el silencio del paseo por la orilla,

porque sus ojos algo vieron y algo esperan.


Confía, que tras la bruma llegue,

o amanezca, para desvelar al sol,

que el alma se desmaya

tiritando en la playa por su amor.

28 enero 2020

El color de la vida y la amistad.


El color tiene su historia. Me refiero a cada uno de los colores.

Todos son un mundo: belleza, sin parcelas. Cualquiera la puede admirar, porque, sin saberlo, ni buscarlo, conecta con una cuerda sensible de cada corazón.











La historia de cada color, pequeña belleza, también tiene parcelas y matices. De alguna manera es solidaria y deudora de todos los demás colores.

Cuando intentamos crear algo, nosotros elegimos los colores. 



El  color en esencia, es más que un fenómeno óptico, y más allá de fines estéticos, los colores responden a la forma que nuestros sentidos los perciben. Vemos lo que estamos preparados para ver.
(Mi  blanco me vigila siempre. Aprovecha el espejo para no estorbar y controlarlo todo sin moverse. Es un encanto)






Claude Monet decía que el mundo del color era su obsesión diaria, su alegría y también su tormento. Y Van Gogh elegía determinados tonos para manifestar sus estados emocionales.



                                                                       
                                                                                                                                               
Y así sucede en la naturaleza, en el arte en general, y también en los blogs.



De alguna forma reflejan esos matices, y podemos percibir los colores...en las hábiles manos de las creaciones de patchwork, en la luz y el talento que refleja una fotografía, en el color del sentimiento en las palabras que leemos, en mi flor de pascua, que se viste desde cada brote para parecer distinta....Todo es uno y diverso. Todo vida y luz. El universo. Agua, fuego, aire, tierra. Todo amor.


Y en la parcela de la familia y la amistad, el color tiene vida y nos enriquece.



PD. Comparto la base de un quilt que estoy imaginando, e iré poco a poco componiendo. Tengo el privilegio de hacer con telas de colores, lo que me apasiona, mientras estoy trabajando:)))