12 julio 2020

Buenos días





Buenos días madre, me dijo al entrar y me entregó esta rosa.


Y me basta  con su amor.

21 junio 2020

Quietud en movimiento





Bueno es pensar, imaginar, combinar puntadas y colores, mares y casas, soltando algas y peces, olas y torres que se inclinan con el viento, y llevan la vida donde quieren, porque todo cambia cada instante, y lo que se mueve y pulula tiene vida.












Todas las horas del día tienen algo que titila, posiblemente sea el amor, que lo llena todo de luz y de belleza, algunos lo intuyen y, dicen que en ellas está Dios, que nada tiene que ver con nuestro tiempo, pero lo llena todo.

Es la fuente que brota y el mar que recibe las aguas del cielo y de los ríos, y se mueve y no se llena, tiene vida, atrae, refresca, canta y sorprende con la suavidad o la fuerza de sus olas y es capaz de alimentar a los humanos.








Está hecho de gotas infinitas, unidas sin puntadas, y es todo tan inmenso, que el infinito se mira y se refleja tanto de día, como de noche con la luna.

De ahí surgió la vida y sigue, porque la vida es Dios. La quietud en movimiento. 

Así me lo parece. Y lo dejo en este cuadro que se llevará mi hijo a su casa, para que le acompañe, porque le dice algo, y me lo pidió como regalo para cada día.

10 junio 2020

Al hilo de la vida, sin detenernos...

Dando vida, poniendo sal y algo para alimentarse, tejimos historias, contando cuentos a los niños, inventando relatos, arropando, tiñendo las horas de colores y también las telas, enhebrando ilusiones y alentando con palabras, acogiendo en silencio, anudando angustias y esperanzas, girando la rueca o manejando la lanzadera de un telar, entrenando la mente de las personas a no darse por vencidas, ayudando a todos a soñar, mientras hilvanábamos verbos y adjetivos, le quitábamos el miedo a los números y a las notas musicales, a los mitos y fantasmas con una tiza o al son de una guitarra.











Bordamos, cortamos, cosíamos, pintábamos, cantábamos, dimos forma artística a la arcilla, al barro, a los chicles, a los ramos de flores, y hasta a los restos de trapos, con puntada escondida, convertimos en patchwork.
Hicimos punto y versos, nos enamoramos, supimos de susurros y melancolías, fuimos valientes -sin saberlo-, nunca tuvimos miedo o lo disimulamos,-para que nadie se creyera más valiente aunque tuviera fuerza-, intuimos , aprendimos viajando y también sin movernos, leyendo y escuchando, mirando al azul del cielo desde la ventana o escuchando las olas desde los acantilados, vimos zarpar los barcos y los despedimos agitando un pañuelo con el brazo extendido, con sentimientos contenidos, preguntas sin respuesta...




Todo eso y más, lo he recordado ahora, cuando han parado el mundo, y he tirado del ovillo de los recuerdos de mujer, docente, madre, ama de casa, amiga de mis amigos, con el gozo incansable, incontenible de vivir y agradecer el estar aquí y poderos decir: ¡Vivo, siento y sueño, que no es poco!

29 mayo 2020

Un cafetito caliente...






Tarde de nostalgia, tarde de recuerdos,
tarde de decirte...
lo mucho que te quiero.

15 mayo 2020

¿Qué tenemos y a quién?

No salir no es sinónimo de entrar, ¿es estar dentro? ¿Dentro de casa o dentro de uno mismo?

En casa están mil cosas. Ninguna de estas cosas saben dónde están, ni por qué o para qué. Y no podemos estar a esa altura, como objetos.

Se puede estar dentro de casa y dentro de uno mismo. Entonces, ¿una ocasión para pensar? ¿En qué? ¿En quién?


Dicen que solo se tiene de verdad lo que se ama y lo que se da. Y cuanto más se entrega y más se da, más se tiene y menos necesitas.

Cuando se piensa así, dándolo todo, y necesitando poco, es enriquecedor para uno mismo y para los demás, y aunque supone  gran exigencia, si se consigue, lleva a la felicidad,  porque tenemos espacio para recibirlo todo en cada momento.

Las sucesivas donaciones, los sucesivos presentes que generosamente hemos vivido, nos han traído hasta aquí y nos han hecho y están haciendo como somos.

Pensar es revivirlo, no recordarlo. El presente nos regala el hoy, no el recuerdo del ayer. Es la vida que transcurre por nosotros, gracias a la generosidad de las donaciones de ayer.

La vida siempre nos da más de lo que necesitamos, por eso nos da alegría y dolor, ilusión y desengaño, pero sin que nada de lo que nos regala sea negativo. Todo es para poder dar y seguir creciendo. Si lo aceptamos sin miedo, vamos dando pasos aquí y ahora.

La clave es abrazarlo todo, aceptarlo todo, agradecerlo todo, ser feliz con lo que tenemos y seguir esperando y confiando.

La vida es el camino que el día pone delante de nosotros para ir hacia nosotros, pero es también el vehículo en el que vamos. Sabiendo que también se crece pensando en los demás, en quienes tenemos y en todos.

Estar confinados, nos ha permitido descubrir y amar a quienes tenemos y nos hacen felices. Cuando ya no estemos confinados será como vivir la paz, que siempre es de adentro hacia afuera.

PD. Pues esas casas -tantas estamos viendo estos días- de este proyecto  tapiz/cuadro en ejecución, me han traído esta reflexión que comparto.

22 abril 2020

Lo que es y lo que nos decimos




Nos hemos acostumbrado al miedo, porque nos hemos acostumbrado a vivir en la apariencia de la realidad, no en la realidad.




En el budismo el miedo no existe, decía el monje Gueshe Tenzing, que solo es una percepción equivocada de la realidad. Es la mente quien atribuye lo que no es; por eso puede decirse que es una realidad creada por la mente.



Ponía un ejemplo concreto: "imagínense que vamos caminando, hay poca luz y vemos algo enroscado sobre la hierba que nos produce miedo, pues creemos que es una serpiente; en realidad solo son dos cordones blanco y negro enroscados. Si no imputáramos a esa realidad algo erróneo, no tendríamos miedo. Por eso desde la filosofía budista el miedo es solo una percepción equivocada de la realidad que provoca la mente".

Si es la mente errónea quien provoca el sufrimiento en el ser humano mediante el engaño, el orgullo o el rencor, puede provocarlo también en los demás.



No se debe cambiar la realidad, sino más bien, ir hacia una mente positiva que ve una realidad en su aspecto positivo, de amor, compasión y confianza. Al cambiar el cristal con que se mira, cambia lo que provoca el sufrimiento. La realidad puede dar tranquilidad, confianza e incluso alegría. Pero hay que cambiarla desde uno mismo, no desde fuera.




En España se ha dicho lo mismo que en la filosofía budista, y lo recoge el refrán: "No es tan fiero el león como le pintan". Ese refrán significa que la situación, juicio o percepción de una persona, no es tan difícil como se pinta o se imagina.



La persona que utiliza el refrán, sean padres, maestros o psicólogos, intentan sencillamente conducir a otra persona de forma sencilla, a través de las paradojas de las situaciones de la vida, que en lugar de verlas con miedo, dolor o muerte, invitan a trascender con un poco de optimismo y sobreponerse a lo que antes ( o para alguien) parece inevitable.

No hay que juzgarlo todo, ni ver el caos en todo lo que se percibe, porque como decía Epicteto y yo cuelgo en mi taller: 
Recuerda que Epicteto, fue un filósofo griego que durante gran parte de su vida fue esclavo de Roma.
Y  distintos pensadores sabios coinciden, dicen lo mismo.

PD. Y...¿a qué viene aquí la colcha? Oportuna, es la técnica de la "doble visión", cuando se termine, el fondo ha desaparecido.

02 abril 2020

Mi patio florece...




El cuidado de las primeras flores, el bizcocho para que desayune mi hijo que trabaja online, la costura de mascarillas con filtro, el peinar, acariciar y jugar con Yuki, el interactuar con personas cercanas, las videollamadas para reuniones que lo requieren, los diálogos, el amor y las risas con la familia, las comidas sabrosas, la limpieza, el silencio, los paseos por mi patio contando los pasos, y esa música, y esa página , y ese blog...


y así paso mis días...








La vida es  energía,
con momentos distintos,
pero se expresa con la belleza de todo lo que existe y acontece en cada instante, aunque a veces duela.







La vida siempre vuelve, nunca se ha ido.
Aunque parece que muere solo estaba dormida y soñaba qué ponerse para estar más bella...

Nunca pierde el tiempo, todo es vida, siempre vida, solo vida, solo belleza, incluso cuando nadie sale a contemplarla.






Y la vida en primavera evoca ese potencial que llevamos dentro.






























Y aunque estamos limitados en esta situación a disfrutarla fuera, si podemos desprendernos de lo viejo, hacer sitio a lo nuevo y florecer.

23 marzo 2020

Un día más...







Un día más confeccionando mascarillas para quien las necesite...

















Momento que aprovecho para expresar mi agradecimiento a tantas y tantas personas que nos cuidan.

28 febrero 2020

Confiar...








La aceptación (no conformismo) que está basada en la sabiduría, trae paz y es un estado de absoluta tranquilidad.

25 febrero 2020

El carnaval y el cristal



No sé si se ha roto el carnaval de este año, o solo se ha roto el cristal; el cristal con que hasta ahora lo veíamos, el de la fiesta popular, que comenzaba con "el jueves lardero o el jueves merendero", y luego el disfraz y la danza, la música y el color.











Recuerdo el refranero, que el ánimo está alegre después de compartir en el campo la merienda, porque "de la panza, sale la danza", porque "tripas llevan pies, y no al revés".
                                                           La fiesta luego comenzaba en casa al buscar en el baúl o en el armario, los vestidos de disfraces, y las caretas coloridas y vistosas para el desfile. Había que cubrir la apariencia cotidiana de tal forma que variara el aspecto y no nos reconociera quien nos viera. Se permitía de este modo, o se provocaba, la chanza, la chirigota, y la risa, porque entonces, no éramos nosotros lo importante, sino el disfraz.

Pero este año se ha roto el cristal de la normalidad. En muchos lugares se ha suspendido el carnaval, y tenemos que salir sin maquillaje, ni máscara, ni ropajes extravagantes o sofisticados.

La gente ha tenido que salir a la calle con lo puesto, con lo que es, con lo que cada uno desfila por su casa, por su pueblo o por la calle cada día.

Y ese espejo roto, en que se mira, le devuelve su imagen en mil pedazos, que son partes de sí mismo, el de ayer y el de siempre. Es múltiple y uno. Tiene que cerrar los ojos para recordar que es él mismo, que vive y siente, se alegra y sueña, sin más vestido ni otra música, que con los que vino al mundo y el latido agradecido de su alocado corazón.

Y la vida depara sorpresas, porque sin ser carnaval hay quien conserva un elevado compromiso con el disfraz, aunque tampoco es imprescindible para llevar una máscara...pero como decía el poeta, "nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira".
PD. Falta aún mucha tarea en este Quilt...

09 febrero 2020

Invierno... ¡solo a veces!

Ahora que no hay hojas en las ramas,

el viento, entona sin matices,

una música fría,

llena de ausencias.


La luna, surge desde el mar

redonda como una pandereta helada,

que se oculta por momentos

tras el velo de la noche.


Una mujer pasea pensativa,

escuchando las olas,

mientras su aliento, al respirar

intenta acariciar la vida y vuela.


Su luz, allá en el fondo del pecho

es fuego fiel, como el amor,

como la veleta de una pieza,

siempre señalando algún destino.

No es ciego el sentimiento,

ni la música en gotas, a merced de las olas,

ni el silencio del paseo por la orilla,

porque sus ojos algo vieron y algo esperan.


Confía, que tras la bruma llegue,

o amanezca, para desvelar al sol,

que el alma se desmaya

tiritando en la playa por su amor.

28 enero 2020

El color de la vida y la amistad.


El color tiene su historia. Me refiero a cada uno de los colores.

Todos son un mundo: belleza, sin parcelas. Cualquiera la puede admirar, porque, sin saberlo, ni buscarlo, conecta con una cuerda sensible de cada corazón.











La historia de cada color, pequeña belleza, también tiene parcelas y matices. De alguna manera es solidaria y deudora de todos los demás colores.

Cuando intentamos crear algo, nosotros elegimos los colores. 



El  color en esencia, es más que un fenómeno óptico, y más allá de fines estéticos, los colores responden a la forma que nuestros sentidos los perciben. Vemos lo que estamos preparados para ver.
(Mi  blanco me vigila siempre. Aprovecha el espejo para no estorbar y controlarlo todo sin moverse. Es un encanto)






Claude Monet decía que el mundo del color era su obsesión diaria, su alegría y también su tormento. Y Van Gogh elegía determinados tonos para manifestar sus estados emocionales.



                                                                       
                                                                                                                                               
Y así sucede en la naturaleza, en el arte en general, y también en los blogs.



De alguna forma reflejan esos matices, y podemos percibir los colores...en las hábiles manos de las creaciones de patchwork, en la luz y el talento que refleja una fotografía, en el color del sentimiento en las palabras que leemos, en mi flor de pascua, que se viste desde cada brote para parecer distinta....Todo es uno y diverso. Todo vida y luz. El universo. Agua, fuego, aire, tierra. Todo amor.


Y en la parcela de la familia y la amistad, el color tiene vida y nos enriquece.



PD. Comparto la base de un quilt que estoy imaginando, e iré poco a poco componiendo. Tengo el privilegio de hacer con telas de colores, lo que me apasiona, mientras estoy trabajando:)))