31 octubre 2012

Le Quilt Mystère de Yoko Saito nº 5


El Premio Príncipe de Asturias de las artes ha sido para Rafael Moneo: “por enriquecer los espacios de forma pulcra y serena”. 









Y conozco algunas obras, como las de Yoko Saito, que a otra escala,  son belleza, porque enriquecen los espacios de forma  pulcra, serena y  digna.

El mismo artista, dijo: “una ciudad  hace que  el trabajo vaya más allá de lo personal”.









Cada uno, a su manera, trabaja bien y embellece su entorno, deja una obra que todos pueden contemplar, y que se prolonga en el tiempo y en el espacio, mucho más allá de lo personal.


Hay  muchos grandes, tal vez héroes. Pero el mundo es pequeño y en él abundan los pequeños gigantes que, sin dar importancia a lo que hacen, son  imprescindibles. Seguro que somos la mayoría. 

Me alegro de compartir cada día con vosotros la ilusión  de hacer lo necesario y sacar tiempo para hacer lo que nos gusta.













Ni dañamos la naturaleza, ni quitamos nada a nadie, si acaso un poco a nuestro sueño, a otras formas de ocio. A cambio de ese esfuerzo creamos algo nuevo, acrecentamos los amigos, y con nuestras puntadas nos unimos en el mundo, por los sutiles hilos del capricho y la belleza, la libertad y la alegría.










 Un beso, desde mi casa, en un rincón de esas casas, que los hombres y nosotras construimos para que sean más humanas, al ser un poco femeninas.










28 octubre 2012

Octubre

Sigo buscando en el arca abierta de los meses. Hay tantos recuerdos arrinconados detrás de las hojas del calendario, con sus horas y sus días, que cuando les da la luz, saltan como los resortes de sorpresa, y nos miran  o los miramos, de una forma nueva. Nada tienen ya de la tristeza  de ayer, y tampoco conservan la alegría o la risa que ayer nos cautivaron.





Cuando se sigue buscando, a pesar de ya no encontrar más que recuerdos y ceniza, en el fondo hay  todavía una sorpresa. En el arca del mes, está  cada mañana algo que acaba de nacer. Está tan reciente, como el pan candeal  y sabe a gloria. Cada mañana en efecto, no es ayer, es un regalo. Son meses y días de este año. Y ¡han pasado tantas cosas!



Algunos al abrir el arca encuentran solo noche y mucho frío. Pero el arca de este mes especialmente, como todos, es nuestro presente más cercano. Tiene toda la vida que nosotros hemos puesto. ¡Mucha!
Ya es octubre y vamos recogiendo la pequeña paz, los pequeños sabores, la gran naturaleza de colores donde todos vivimos. ¡No estamos solos! Los animales nos miran, porque muchas veces, para ellos,  somos un peligro. Libres, corretean. Fugitivos, huyen por el campo como las horas, como el viento que empieza a llevarse las hojas.



Un mes más. Qué alegría haber vivido, haber llegado hasta aquí… hasta encontrar tantas amigas y tantos amigos, que nos miran de lejos, o se acercan a decirnos un mimo junto a nuestro trabajo. ¡Gracias! ¡Mereció la pena!






22 octubre 2012

Noviembre



Los meses, todos,  tienen una ventana al más allá.  El más allá nunca está lejos, y cada día nos vamos acercando. Pero al estar envuelto en el misterio, muchos lo llenan también de fantasmas, de calabazas y de brujas.










 La vida es sueño. Se acerca noviembre. La imaginación ha creado otra fiesta. Ahí está Halloween.
Ni el arte se detiene, ni los meses, ni los hilos con que al final, como las parcas, vamos tejiendo nuestras vidas, con más o menos luz, y con estrellas cuando se acaba el día, y el trabajo no se ha terminado.


Dicen que noviembre es un mes de reencuentros y de rescoldos junto a la chimenea. Es bueno encontrarse junto al fuego, porque la amistad lo aviva y no se apaga. ¿Quién es esa bruja que se acerca con la cara envuelta en su capucha?  Pasé el verano en el país de las meigas. No es que la tenga por amiga, pero  no me da miedo.





Quiero daros a todos las gracias por vuestros amables comentarios, y por estar ahí.

21 octubre 2012

Marcapáginas


Como si no me atreviera a pasar  la página serena del verano, tan entrañable y lleno de paz. Lo voy a intentar, pero dejando un marca-páginas, para volver con mis pensamientos, cuando necesite recargar energías.



Los buenos momentos, son pilares que ayudan siempre, pero sobre todo cuando el cielo está plomizo o surgen situaciones de morriña. 
¡Hay que volver a levantar el vuelo! 
La felicidad no es la meta, es el camino.
Con vosotros sigo, dando pasos.Gracias por vuestra cercanía.