29 marzo 2011

Carla


Trabajé sin tener la idea precisa del bebé que venía de camino. Puse todo el empeño en las telas, los colores, las figuras, las puntadas, los contornos, aunque sólo dos cosas ya sabía: que era niña y que se llamaría, CARLA. Bueno, también conocía la ilusión de sus padres, y el cariño con que aguardaba a esta criatura toda la familia.


Cuando me anunciaron que, puntual a su cita, por fin había llegado, quise conocerla de inmediato.

 Y… ahora , al subir mi regalo al blog, me parece nada todo, porque esa niña, se merecería mil veces más.

Ella sí que es un regalo, un inmenso regalo perfecto de Dios.

Colcha bebé






Colcha bebé









Colcha bebé











Las últimas puntadas, ya nerviosa, de la colcha, coinciden con la fecha, inolvidable, de su llegada en marzo 2011.

El Artista Silencioso de las caritas de los niños, no ha podido dormir haciendo horas extraordinarias, para ir poniendo esos ojos tan hermosos, esa piel de cristal y terciopelo, ese cuerpo perfecto, ese corazón que late y late y permite que todo se mueva con gracia aunque parece que se va a romper.





Esas manitas que se agarran a nuestros dedos con fuerza, como diciendo “no me dejes” o tal vez quiera decir mejor: “ya no te vas”, porque voy a ir contigo donde vayas.

Cuando tienes en tus brazos esta vida tan bella y tan pequeña, ya no puedo hablar de lo que yo quería para su cuna. No merece la pena.





Sólo quiero que me permitan contemplarla y gozar de tenerla entre nosotros.


Carla, ¡que tengas felices sueños!

17 marzo 2011

La Manzana



Me encantan las manzanas.
Una por lo menos, cada día, es saludable.
A parte de su aporte vitamínico, me recuerda la necesidad de hacer un alto en el camino.




En casa, o en el campo, respiro la belleza.
A veces lo que uno vive y desea, queda plasmado en formas, detalles, colores, y matices.


En el lugar adecuado, inspiran y dan un toque de distinción.
No van a ser todo trapos y puntadas!!!!.

16 marzo 2011

Costurero

La costurera y el costurero tienen un romance. Siempre es secreto. Pero hacen una pareja ideal, con sus altibajos, claro. A veces nos deslumbran cuando dan a luz una belleza, una obra de arte.
Al costurero no le gusta ser protagonista. Siempre está en segundo plano. Son contadas las personas que logran descubrirlo. En ese caso, como sucede aquí, sale a la luz, por la indiscreción de algún periodista, o por el gran aprecio del fotógrafo hacia la costurera.



Siempre con la recomendación de que no se rompa el secreto, ni el idilio, ni la misteriosa fecundidad.

12 marzo 2011

La gallina cocoguagua


“Hace falta de todo para hacer un mundo”, dicen los sabios. Y en una casa se necesita de todo un poco, porque nuestro hogar es “nuestro pequeño mundo”. Lo principal es la corriente de cariño que fluye de unos a otros de los seres que conforman la familia. Cada uno saca lo mejor de sí para hacer felices a los otros, y para hacerles la vida más confortable.


Aquí vemos una gallina con polluelos.
Es una forma de llamar al orden.
Hay una clave femenina que da a la casa
la luz de la limpieza, la utilidad del orden
para cada cosa.

Esta bolsa, abierta por arriba y por la base, es un contenedor de bolsas de plástico. Llegan a casa con las compras, y se van acumulando. Pueden ser útiles de nuevo. Basta con tirar de ellas y sacarlas.

11 marzo 2011

Nereia



Cuando se quiere mucho, la imaginación se pone en marcha, e inventa locuras en forma de detalles. Lo importante es saber que ese detalle puede ser un primor para un momento especial. El dinero pone muchos caprichos al alcance de la gente. Pero el corazón inventa los mejores regalos, los que nadie puede comprar porque son únicos. Con arte, paciencia y puntadas, se puede vestir de maravilla una pequeña dama, para su primer banquete de potitos. O su habitación.


Dicen que la madre de la niña no quiere ponerle este babero, que lo va a enmarcar y colgarlo en su habitación. ¿Es posible? Pues claro.
El cariño decide siempre en libertad.

03 marzo 2011

Para Elena


Hay algo superior a que te regalen algo, que la persona que te lo regala lo haya hecho ella misma, pensando en ti. Además de una sorpresa, es un detalle. Pone en evidencia las dotes de observación de quien te aprecia, porque sabe escoger precisamente lo que no esperabas, y te gusta.
La contrapartida es precisamente apreciar y agradecer la ilusión con que esa persona extraordinaria ha hecho ese detalle, para hacerte feliz.
La vida que es el mayor regalo está hecha de ingenio y de esas muestras de aprecio y de cariño.