27 enero 2014

Para llevar

Antes de llegar su día -el encanto de los Magos- a todos los de la casa se nos puso el corazón de pajes. 


 

Primero una idea, luego elaborarla.
Imaginar una alegría y artesanalmente hacerla realidad, no es tarea fácil, porque no se trata de salir del paso con “cualquier cosa”. Había que dar a los regalos un toque especial y personal.



  Además, en lo posible, debería tener su lado útil.

¿Qué puede hacer ilusión a un niño?

El cariño. Eso siempre, por supuesto. Pero eso hace feliz también a los adultos.



Se me ocurrieron estas mochilinas, para Marta y Rubén, nuestros mellizos en la familia que con 2 añitos recién cumplidos ya van a la guarde.
















 Esta funda para  Cristina, mi amiga lectora para que pueda pasear sus libros.







Y por último la base de una colcha preciosa del libro Sewing Dreams by Quilt House, que Julia nos propuso en clase.




 En ella sigo trabajando.Me faltan los laterales con sus aplicaciones, que me encantan, y es en lo que más disfruto.













Pensaréis que os tengo un poco abandonadas/os.Tengo mucha tarea y no tengo tiempo para visitaros todo lo que me gustaría y os mereceis, pero si algo necesitais decírmelo y vuelo.






 He recibido vuestras muestras de aprecio en forma de amables comentarios, que son como latidos que me indican vuestros pasos, vuestras sensaciones y en alguna ocasión los altibajos , tan humanos.
Os deseo que seais felices cada día. Un gran abrazo.

12 enero 2014

Para soñar


Primero fue la estrella. Alta y fugaz. Lejana. Luego bajó la nieve. Cercana y cálida, para hacernos soñar. 
No es la nieve fría si la imaginación y los niños son capaces de jugar con ella. Suele llegar, en esta parte del mundo, para acompañar la Navidad, para darle un color especial a las luces del hogar.

Callando vuela, viene en silencio a cubrir los montes, a llenar los valles, a ponerse a los pies para dejarse pisar, para enseñarnos lo fácil que es jugar.



Desde la ventana, con la nieve, cada uno que pasa por la calle, deja huella. Alguno coge un puñado, hace una bola y lo lanza y corre y ríe. Y es alcanzado por un niño que viene corriendo. El vapor que sale de su garganta es también blanco y cálido como su alma, como su risa.



Con las sunbonnets, y estos bloque 5º y 6º del Quilt de Reiko Kato, detengo la escena y la magia, porque la quiero plasmar en patchwork  con todo su realismo y su encanto.







Así entré en el año, tras una escapada apresurada a la Montaña. Y de nuevo al hogar, para esperar los Reyes, que fueron generosos.










Esa funda para la iPad puede dar alguna pista.












Gracias por estar ahí.

A todas y todos, feliz 2014.