28 octubre 2009

Tramposos






Jugar es bueno. El juego tiene el encanto de despertar al niño que hay en todo ser vivo. Pero hay mucha trampa. Los viejos cuentan cada historia...
Hasta los animales se asombran. Un destello de hermosura se puede captar en todo.