28 abril 2013

Belleza al natural



Me ausenté, de esta tierra de miel y de los míos. 
Tuve que ausentarme del mundo de las telas, los hilos y dedales, para abrazar la vida incipiente de los niños. Gocé infinito, echando una mano a la familia.
Ahora, ya de vuelta, apenas tengo algo que colgar. Y como no quiero estar ausente por más tiempo, de las amigas y amigos que me siguen, me vais a permitir que haga un paréntesis primaveral.
Recobro dos pinturas que hice hace ya unos años y las ofrezco a todos con la única intención de saber que aquella que pintaba y esta que cose, construye casas a su aire y sueña la perfección con lo que cae en sus manos, es la misma.





Esa belleza en suspensión, es otra naturaleza, algo distinta, pero no extraña.



Seguro que todas/os tenemos otras dotes, o tal vez otras manías, distintas de las que a veces mostramos. Eso nos hace más humanos.







El ser humano que somos, no se agota en un plato bien hecho, un postre especial, ni en un dedal, ni en un pincel, ni siquiera en un verso, o un relato.






Así que, esa soy yo también.  Podéis verlo mientras os abro el apetito con un cesto de frutas que gracias al arte de Ana su creatividad y generosidad,  podréis como yo disfrutar. Me ha encantado hacerlas.







A todas/os que pasais de visita por mi pequeño espacio, a las nuevas/os seguidores con los que no puedo contactar y a todas/todos que me dejais vuestros comentarios, os deseo una semana feliz. Me alegran vuestras visitas y lo celebro, ya lo escribí en otra ocasión y lo repito, el amor es una celebración diaria. Así lo vivo.

22 abril 2013

Funda máquina de coser.

 



Vivimos en la era de la técnica. La magia y el arte son artesanos, pero no están reñidos con los inventos.













En casa, los electrodomésticos nos hacen la vida menos pesada y más placentera. 

Los grandes creadores son aquellos que mejor han puesto  la maquinaria al servicio del hombre y de la mujer.







Soñar en términos de progreso es tener a disposición instrumentos que minoren el trabajo y el tiempo.














La máquina de coser supuso una ayuda para la mujer. Lo sigue siendo. Aún no le hemos sacado todo el rendimiento a sus aplicaciones.









Por eso hay que mimarla y cuidarla. Muchas veces incluso viaja con nosotros. 
Mejor cubrirla cuando no se utiliza. Y cuando vi la funda que nos trajo Julia me enamoré de ella.
Es como la casa encantada y mágica de donde nuestras manos sacan pequeñas maravillas. 
Mi funda es eso.














Como agradecimiento a vuestros comentarios y visitas os regalo una florecillas de mi jardín.

15 abril 2013

Una casita y buena compañía

No hay soledad que más pese, que una casa semivacía, donde se pasean los fantasmas y también los recuerdos y las vivencias. 
No es la que yo quiero, ni la que he hecho. Esta es para mantener la puerta abierta.






Sabéis que una casa engalanada, y con flores en la puerta y las ventanas suele hablar del gusto de la mano femenina que con ellas se adelanta a dar la bienvenida a los invitados.  



Pues así es mi casa, la real y las que hago. Entornos para llegar y sentirse a gusto, el tiempo que se quiera.

Si además los pequeños detalles se materializan en figuras, junto a la casa, o en el porche o en el jardín,  también cobran vida y seguro que hablan de sus moradores. Pues que hablen y digan lo que quieran, porque los quiero libres. Libres de ir o de venir, de estar o de marchar, de hablar o de callar, de compartir o de guardar silencio en una repisa, en un rincón, en un hueco o bailando en mi mano mientras les doy forma.


Al final, va a resultar que las cosas, los objetos que creamos, que mimamos para darles forma son los que hemos querido, los escogidos entre millones, y los miramos y nos miran, y de algún modo tienen alma, tienen vida porque los hemos querido, y les hemos dicho vive, vive conmigo.




Una casa no son las cuatro paredes, ni el dinero… la casa es el lugar maravilloso en que vivimos, los seres extraordinarios con los que compartimos los días y las noches, y todo lo que en ella vamos creando y que nos alegra y la hacen confortable las 24 horas.




Sin duda, cada casa es un mundo. Un mundo que es infinitamente más que patchwork, incluso más que arte, porque en mi casa se  puede apreciar que lleva un ritmo y late. ¿No lo oís vosotras/os desde las vuestras, y aún en la distancia? Pues… escuchad… todo ese caos, y esa música y esa alegría, es el mundo de mi casa, que aquí pongo a vuestros pies, para sujetar la puerta.

Mil gracias por acercaros a hacerme una visita y saludarme.
PD Muchas me preguntáis si las figuras las he pintado yo, si. De hecho están subidas al Blog con los óleos en entradas anteriores.

08 abril 2013

Sencillas cosas

 Yo me imagino el caos, desde el principio. ¡Tremendo! Todo manga por hombro, como una leonera. Tuvo que hacerse la luz. ¡Fue lo primero! ¿O fue la estrella de la vida?

Después ya se pudo empezar a poner orden. Debió ocurrir  casi en un abrir y cerrar de ojos. Porque  en la noche no podemos ni encontrar las cosas, ni buscar asideros.  




Podemos andar a tientas por la tierra de nadie, sin  saber que podemos caer al vacío al perder pie, o seguir haciendo estropicios en los seres que nos rodean, en las cosas, en las palabras y en los huecos y los sueños.


Por eso, a penas la encontramos, nos enamoramos de la luz. Luego, al instante, centrarlo todo, para encontrar de inmediato cada cosa, medir distancias, y acomodar en ese universo nuestra vida.



Yo estoy siempre en ese proceso de creación del orden, de cada cosa en su sitio, de un sitio para cada cosa. No siempre lo consigo. No puedo bajar la guardia. Incluso para hacer lo que me gusta, es importante  saber  de memoria, o por pura rutina, que las fichas están  en el cuaderno, la regla en su funda, el cúter en la suya, las agujas y los hilos en el suyo, y … después, como una reina tomo el cojín de costura en el regazo y empezar el proceso creativo, o continuar donde lo había interrumpido.







Os animo a hacer este facilísimo cojín, es comodísimo para coser sobre él y tener la espalda en una postura correcta y con sus dos bolsillos tienes a mano tijeras, hilo...todo





Y luego, en algún momento libre,  subir algo a esta ventana, para que puedan también disfrutarlo mis amigas y amigos, que también, felizmente, formáis ya parte de mi universo y de mi entorno.

Así de sencillo es mi post de hoy.  Gracias por estar ahí y por vuestros maravillosos comentarios.