26 junio 2012

Julio


Si en la “ropa tendida de Junio”, lo importante era la fragancia que despedía el suavizante y la limpieza, hoy damos un paso más. En este mes de Julio quiero presentar la frescura, la canción salada de las olas, y el poder disfrutar como los niños en la arena, ajenos al tiempo, y levantando todos los castillos de su imaginación.
Disfrutar del verano, es el mensaje y el deseo. Con mar o con montaña. Sin más preocupación que ser felices. Dejar en la orilla del verano, en la playa, la montaña o donde sea, los pequeños horizontes de las preocupaciones, y cargar  en la mochila de la vuelta, la inmensidad del azul y de la luz.  Quiero veros a tod@s llen@s de ilusiones al regreso, que tenemos que hablar de tantas cosas…




Y si alguien no se va, porque las circunstancias de la vida nadie las conocemos, con este mes y esta frescura, me quedo con ella y la acompaño. Seguro que así será el verano más corto y más llevadero. Nos vemos a la vuelta.  Un besito.