30 mayo 2010

Cuenco del viejo hogar




Estos cuencos nos traen recuerdos del viejo hogar. Historias de vida con asas. Se pueden coger y enlazar con aquellos años, con aquel pan candeal, con la hornera, y la lumbre, con padres y abuelos. Tienen tanto el calor de las comidas que en ellos se servía, como sobre todo el cariño de las manos de los seres queridos con los que compartimos.
Estos colores tienen hasta sabor, un poco de humo y mucho tiempo. He tenido que pintar llenando la paleta con todos los colores y matices que dejaron en mi los seres más queridos. Algunos ya se han ido. Por eso son también un homenaje.