12 noviembre 2010






Oye esos tochos tan gordos, que estáis leyendo, ¿son también bonitos? ¿Cómo no me lo habías dicho antes? Me paso la mañana en el regazo, mientras José Manuel escribe, pero no me había dicho que podía leerlo. ¡Qué bueno!