23 febrero 2015

Las cosas pequeñas, con rocío.


No me canso de hacer cosas pequeñas. Me llenan los minutos y los días. Con la paciencia del relojero, voy encajando piezas, mientras pasan algunas de las horas.
Hago los cálculos, preparo las piezas, uno los números y los sumo a mi idea.
Mi casa no es una oficina, pero comprendo que como yo hace mucha gente, ahí fuera.











El patchwork es una profesión más de las que se necesitan para crear obras nuevas y distintas y también riqueza. Es un estallido de mensajes y matices en color.










También tengo mi tiempo, para leer a esa gente maravillosa que juntando letras dicen cosas bellas como..."en el rocío de las cosas pequeñas, encuentra el corazón el frescor de su mañana" (Khalil Gibran).











Y entonces pienso, ojalá, les llegue a mis amigas y amigos, una gota de ese pequeño rocío, que les llene de frescor el corazón cada mañana



11 febrero 2015

Junto a la flor de loto

Lo pinté para que fuera uno de los cuadros que presidiera mi salón. 
Ahí sigue con su mensaje doble, de flor y de mujer que piensa, o a la que la flor hace pensar.

El loto parece flotar sobre la paz del agua. Aunque sus raíces se hundan en el barro, es la planta que va desprendiéndose de todo hasta encontrar la luz. Capaz de regular la temperatura, como los seres de sangre caliente. Se mece sobre el agua, pero surge libre, desprendida, sin otro deseo que la luz.

Ajena a todo, confiada, abre sus pétalos y entonces aparece todo su esplendor. Por eso es la metáfora del alma, de lo que uno puede lograr, a pesar del barro, la adversidad y el fuego. 
En la sabiduría tranquila, la confianza en la luz, que puede eclosionar en una delicada flor.


En algunas religiones orientales, la planta del loto es una flor viajera, que desde el barro, gracias al agua de la vida, rompe la superficie y alcanza la perfección por encima del agua, protegiendo muchas veces la vida que se esconde bajo las hojas.

Simboliza desprendimiento, confianza, pulcritud, suerte, paz e iluminación.

Y para mí, esa tranquilidad, esa mirada reposada, esa búsqueda de la luz y de la perfección, es todo lo que necesito para poder crecer, para poder amar, para poder trabajar, y si no sonara pretencioso, también para poder crear.

Con esta imagen, quisiera transmitir lo mejor para todas mis amigas y amigos, Parece nada, pero...para mí es esencial en todas las circunstancias y estaciones de la vida.
Un abrazo.