04 diciembre 2010

MI SEGUNDO BOLSO






 La puerta de mi casa, es particular. No tiene cerradura. Se abre simplemente con rozar el pomo. Bueno, como ves se trata de una simpática mariquita o mariquitilla, que se ha posado allí para dar la bienvenida a una casa encantada.





Ante la puerta está la niña que trae flores a sus amigos. Su mamá le ha hecho los guantes con la tela que sobró de su gorrito. Hace frío. Tiene un calzado especial para la nieve. El ramo de flores esta arrancado del jardín maravilloso de la imaginación. El vestido para la ocasión, y el delantal, puntada a puntada, con chaleco y todo, es un invento lleno de ternura y detalles.




Con la niña viene su perrito. Son inseparables. Incluso lleva, por si se perdiera una medalla fácilmente reconocible. Dentro de ella se pueden encontrar todos sus datos, con las necesidades de juegos y comidas. También alguna indicación sobre sus dueños. Como si estuviera sembrado, pequeñas flores dan un toque de luz al camino.





Parece que los moradores de esta mansión son especiales. Tienen abierta la ventana, y después de sacudirla bien, porque no les gusta la suciedad, han dejado una alfombra en el alfeizar de la ventana.

 Un gato vigila o toma el sol apoyado en ella. Se nota el entramado de los hilos de esta alfombra oriental tejida a mano.







Dibujos de telas en ventanas y cortinas, dan un aire señorial, con cierto lujo a la mansión nórdica. No son simples visillos, porque hay luz suficiente en la estancia. Puede estar encantada la casa a juzgar por la fachada.



Una jardinera, en la ventana de al lado, está sembrada de plantas florecidas y olorosas. Se puede deducir el aroma y el encanto porque en ellas se ha posado, parea libar, una abeja laboriosa. Puntos todos y más puntos, o infinitos detalles de buen gusto.









Bajo la ventana de la alfombra, otra jardinera exterior, luce abundancia de flores con coles vivos, que destacan sobre la pared de una blancura pálida. Si hay flores en la puerta, tiene que haber alegría en casa. Son detalles de mujer que no pueden pasar inadvertidos. Ni los insectos dejan de llegar donde encuentran vida.






Un detalle que puede pasar oculto, por estar en el lado opuesto a la fachada. Una maceta minimiza la unión del arranque de un tirante. Tres flores abiertas han brotado y como girasoles brillan hacia la luz.







Esta es la casa en que yo llevo los sueños. Poco a poco han ido encajando, trapos, lazos, macetas y flores, con la vida que un niña representa. Para que nada se rompa, ni siquiera la magia y para que nada choque lleva el acolchado y la suavidad del tiempo y del cariño.






Son muchos los detalles, muchas las horas, y muchos los colores, los hilos y las puntadas. Por un lado y por otro. Por fuera y por dentro. Tengo que decir, porque es verdad, que Mora, mi perrilla, me ha ayudado. Ha estado junto a mí en todo momento, y siempre atenta por si me sobraba algún recorte o se me caía un carrete o un botón. Así que hemos disfrutado las dos.



Es un simple bolso, pero lleva algo de mí. He puesto mi firma, por si se pierde y por si dentro de mil años lo sacan a subasta. ¿Qué sabe nadie?






Tiene su gracia.

Lo llevo con orgullo.




Me han salido admiradores (del bolso claro);

y sobre todo, como es natural, admiradoras.

Admiradoras, como yo, del tiempo entre costuras.

Ellas saben de todo esto mucho más.

17 noviembre 2010

APRENDIENDO LA LECCIÓN






A ver, por favor, un momento. Si seguís hablando no puedo hacer lo que tengo que hacer. Mañana tenemos una reunión, y tengo que prepararme. Sabéis que no me gusta dejar cabos sueltos. Los detalles son muy importantes.

16 noviembre 2010









Podías quitar la tele. Lo de los controladores no me importa nada, porque no voy a viajar. Por lo menos baja el volumen, que no puedo concentrarme.

15 noviembre 2010








Venga, así, pero no subas la voz. Estoy ahora en lo más emocionante.

14 noviembre 2010






¡Qué bueno!
¡Ya casi me lo sé! Luego me lo preguntas. Tengo que causar buena impresión a Oly y sus amigos. Además de guapa, quiero parecer inteligente. ¡Es que lo soy! Tampoco es cuestión de aparentar, que luego todo se descubre. ¡Como la princesa del pueblo!.

13 noviembre 2010







No sabía que en los libros hubiera cosas tan interesantes. Y encima con imágenes. Esas ilustraciones son todo un resumen. ¡Qué guay!

12 noviembre 2010






Oye esos tochos tan gordos, que estáis leyendo, ¿son también bonitos? ¿Cómo no me lo habías dicho antes? Me paso la mañana en el regazo, mientras José Manuel escribe, pero no me había dicho que podía leerlo. ¡Qué bueno!

11 noviembre 2010

PARA TU CUMPLE, MORA

 Se cuenta que una vez el gran Jefecan convocó a todos los perros, porque había llegado una solicitud un tanto rara: una familia humana necesitaba la amistad de un pequeño amigocan. Como todos eran muy buenos y fieles y juguetones amigos, no sabía a quién mandar. Solicitaba que quienes estuvieran interesados en ser su amigo, se reunieran para que viéndolos, pudieran elegir a quien lograra cautivar su corazón. La única condición era que los que se presentaran, o el que se presentara, si era elegido, tenía que aceptar, y dejar muy alto el pabellón, pues seguro que desde ese momento, los humanos seguramente, ya no tendrían ojos para otros perros. El elegido, aunque tuviera ocasión, ya no podría recuperar la libertad. Y tendría que dedicar su vida a hacer felices a todos y cada uno de aquellos con los que convivía, incluidos los más pequeños, y también a los más mayores que suelen ser un poco cascarrabias. Se presentaron tantos tantos, que aún muy juntos se desbordó la plaza.


10 noviembre 2010




Eligieron un cachorrito de Yorkshire , de ojos vivarachos que les cautivó. Se llevaron a la pequeña amiga, como un tesoro y un regalo del cielo. Y la llamaron Mora. Tenía la difícil misión de llenar un inmenso vacío dejado primero por Nuba y luego por Sombra. Nuba ( que significa suerte)había nacido y crecido con Javier. Fueron inseparables. Jugaron y se entendieron a las mil maravillas.






Fue, “una suerte”.
Luego Sombra, fue para todos, silenciosa y fiel como una viva sombra inseparable. Pero al partir, había dejado el hogar sin travesuras y sin nadie que avisara de las llegadas de todo el que se acercaba a la casa o de cualquier incidencia.



Yo soy Mora, la elegida. Vine en Navidad, con la intención de ser un rubio rayo de luz y de cariño. Estoy encantada de haber sido escogida y de venir con esta familia.
Sé que cualquiera de los míos habría estado
orgulloso de llegar a esta casa con estos amos.
Desde la mañana a la noche me multiplico
para zalameramente demostrar a cada uno
que no se han equivocado.
 Pero es que, como todo en la casa, es recíproco. Cuanto más les aprecio, mejor se portan conmigo. Me tratan tan bien, que hasta tienen detalles gigantescos y cálidos. Javier se pone a mi altura y me deja comerle y jugar hasta quedar rendidos. Su padre me tiene en su regazo mientras escribe. Y Ángela es tan buena que siempre me está trayendo algún juguete, o el hueso más especial que encuentra no sé dónde. Es tan buena, que trapito a trapito, hilo a hilo, ha ido haciendo una mantita para regalarme en mi cumple. Podéis verla, aquí a mis pies.Y lo sé que ha sido así, porque yo la he ayudado, y en cuanto se descuidaba la robaba algún pedacito para jugar, y tenía que quitármelo de la boca. Bueno y los hilos, madre como he jugado, tirando de los ovillos y enredando unos con otros. Nos lo hemos pasado muy bien. Hasta me echaba a retozar sobre ellos. Hasta que me decía ¡Basta!.


¿Sabéis un detalle?. Para que no me encuentre sola, me ha conseguido todos los animales de la granja. Y además ha puesto a todos los perros por el borde y por la cara inferior.
 Luego, como si fuera para una reina, lo ha guateado. Se duerme aquí… bueno con deciros que hasta sueño.


Y dicen que incluso en sueños, ladro de gusto. ¡No es para menos!

08 septiembre 2010

Sabores de siempre


¡El bodegón no se encuentra en la naturaleza, como una flor, un árbol, una cascada!
Es una obra de arte que empieza en la imaginación y las piezas se buscan, se acomodan a la luz y se encuadran en el canon de belleza que uno tiene.
Este bidón viejo y oxidado ha tenido su función en un huerto para el riego.
Los pucheros han servido en casa del abuelo. Pero son los ajos, y su luz, lo que da proximidad a la vida y al recuerdo. Potencian los manjares y superan inalterables las distintas etapas de la vida.
El bodegón, que ha llegado al lienzo es un homenaje a la familia, tradicional, y artesana, unida y bien alimentada.

04 septiembre 2010

Mensaje de las hojas

Llega el otoño. Me adelanto a la caída de las hojas. Quiero que no se pierdan. Quiero que arropen con su calor a las flores, allí donde se encuentren.
Las hojas, saben muchas historias. Se han enfrentado al viento, al aguacero, al sol y al hielo. Muchas batallas.
Además han cobijado nidos llenos de vida. Saben de aleteos nuevos y progresos pequeños incipientes.
Entrenamientos para el vuelo. Las hojas saben del cariño de quien busca comida y vuele para dársela a los suyos.
 Han sentido el temblor de ese saltar de rama en rama de polluelos hasta partir felices con los padres, y perderse en el azul.
El bosque está lleno de canciones y recuerdos. Mis hojas se entrelazan como manos, para no perder nada de lo que ha ido naciendo poco a poco.

01 septiembre 2010

Regalo de fin de vacaciones




De la ladera del tiempo van saliendo mil caminos de sorpresas. Una luz las hace sombra y en silencio, van encontrando el espacio hasta que llegan.
Cuando el momento es propicio, sin saberlo, se acomodan en el pecho para esconderse en el alma.La sorpresa, cuando llega, si nos coge preparados, es manantial de energía, que va abriendo las ventanas, y va pintando sonrisas. Y nos descubre algo que nunca imaginamos: lo mejor de cada día.

Quien se ingenia para regalar una flor,
es un romántico

31 agosto 2010

Pasos y puntadas


No hay puntada sin hilo ni camino sin pasos.
El verano es la estación de los pasos perdidos.
Posiblemente dejamos de percibir las huellas, porque las borra el agua o tal vez el viento.

Perdemos, de vista, el rostro de quienes caminaban a nuestro lado en el trabajo, y parece como si el mundo ya no fuera el que nos cobija siempre.
Damos pasos para salir de la rutina y nuestros pies descubren sensaciones nuevas.
El tiempo sin horarios, es más libre en vacaciones.
Nosotros, sin relojes y sin horarios tenemos todo el tiempo.
A veces encontramos amigos, viejos amigos y lugares que casi se nos habían perdido. En vacaciones, los pasos perdidos, llegan a algún lugar desconocido. Nos descubrimos llamando a la puerta, suavemente… y con una sonrisa sale abrir ese desconocido que tanto se parece a nosotros, que lleva nuestro nombre y apellidos. ¡Cuánto tiempo sin verte! ¡Bienvenido! ¡Vaya encuentro!

29 agosto 2010




Hay tiempo en el verano hasta para pensar.
Creemos que llevamos una cierta calidad de vida.
Pero la calidad de lo que vivimos está en la calidad de nuestro pensamiento.
Parece igual, pero no es lo mismo.
Y voy dando pasos con mis pensamientos.
La prisa no es buena, la velocidad no importa. Importan los pasos y lo que uno lleva.

28 agosto 2010

Son los pasos nuestros versos en la tierra, y la poesía el andar.
Descalzos los pies reciben, al tiempo que dejan huella, el beso que da la tierra, tan diferente en la playa, tan perfumado en la yerba.

Si nadie lee esos versos, ¿se van a perder mañana?
Nada importa, escribe versos,
camina, deja tu huella en el día,
y cuando estés en la meta, habrás impreso tu vida sobre la faz de la tierra.

26 agosto 2010



No importa lo que me ocurra, lo importante es ser capaz de elegir y reaccionar y dejar huella.


Agua, viento, tierra y sol,
pueden abrazar el alma,

dotarla de sensaciones,
pero solo la modela el pensamiento que lleva,
el que domina y preside desde la aurora al ocaso,
de la vigilia al sueño.
Con mis pensamientos voy, de mis pensamientos vengo.

24 agosto 2010

Los trapos y sus puntadas, los vestidos que visten nuestros desnudos, son adornos coloridos, son palabras que van diciendo en el aire nuestros gustos, nuestras formas.
Ni se ha inventado, porque no nos hace falta, tela tan sutil y blanda que pueda cubrir los sentimientos y el alma.

Eso brilla por sí solo, en la pupila y el habla.
Nuestros pasos, nuestros gustos, nuestro aroma, nuestra alma nos anuncian al tiempo que nos ocultan.

21 agosto 2010

El arte del hilo y la tijera



Como en la naturaleza, con un poco de perspectiva, se pueden ir descubriendo en su belleza, las distintas estaciones. Se combinan los colores mas fríos con los cálidos, las flores con las hojas y los frutos.









Todo atrae y seduce y enamora. Lo importante es el trabajo, la siembra, la puntada.