30 mayo 2010

Cuenco del viejo hogar




Estos cuencos nos traen recuerdos del viejo hogar. Historias de vida con asas. Se pueden coger y enlazar con aquellos años, con aquel pan candeal, con la hornera, y la lumbre, con padres y abuelos. Tienen tanto el calor de las comidas que en ellos se servía, como sobre todo el cariño de las manos de los seres queridos con los que compartimos.
Estos colores tienen hasta sabor, un poco de humo y mucho tiempo. He tenido que pintar llenando la paleta con todos los colores y matices que dejaron en mi los seres más queridos. Algunos ya se han ido. Por eso son también un homenaje.

23 mayo 2010

Soñadora





Todo artista necesita un momento de concentración. Lo que uno sabe, sus habilidades y destrezas, su talento y su magia, necesitan la inspiración y la bendición para poder interpretar con grandeza y fluidez. El público respeta ese momento, íntimo, profundo. La maestría y el éxito de la ejecución será una obra de todos. Habrá una energía global, personal y colectiva. La música es una vibración de las cuerdas del violín, del arco, y del alma.
El arte resuena y se percibe en todos los sentidos. Puede uno estar ciego pero lo siente, puede estar sordo y percibir su belleza, tiene su aroma y resuena directamente en el tambor del corazón.

16 mayo 2010

Mensajeras silenciosas


Sólo por mensajeras silenciosas, por su arrullo y su zureo, las palomas han llegado a ser un símbolo de paz. Llevan, a veces, en su pico una pequeña rama con sus hojas indicando que ha pasado la tormenta o la amenaza . Pero además son todo un símbolo de presencia del espíritu que protege y acompaña a los humanos. Los pintores y poetas, las sitúan en la luz que el cielo envía a María para anunciarle la noticia de su maternidad.
Por eso, cuando las vemos cerca de nosotros, o hacen nido en la abierta vasija del jardín, las palomas con su luz dan al barro un calor especial. Todo parece recobrar el encanto de la vida. En el pincel son una llamada al infinito y al silencio.

09 mayo 2010

Cristal



Procurar que no se rompa el aire, que en el vacío quepa una jarra, un vaso y una copa, que el cristal con un soplo tenga vida, y sea puro y este vivo, y se pueda mirar tanto de noche como de día, es un arte, pero de magia y de color. Pero además tiene otro misterio, es tan humilde y señorial que se acomoda a todo lo que en esos recipientes se eche, y desde ahí regala todos los sentidos; se puede ver, oler, gustar y hasta sentir y tocar. No va más... es casi como el agua, transparente y pura, y se acomoda a las formas de la imaginación y ... hasta se pueden ver los ojos de quien mira.

05 mayo 2010

Paisaje de humo







El amor que da vida al paisaje se eleva perezoso hasta las nubes. Es un campo abierto junto a un río. Tienen sentido las flores porque alguien las mira o viene a recogerlas para adornar la casa. Las montañas que recortan horizontes protegen los sueños abiertos, y los pequeños huertos de utopía. Los nidos y las aves, el júbilo en la sangre, van tejiendo la vida, por dentro siempre. ¿También por fuera?. El paisaje es eso: todo y nada. Sin fuego puede ser igual a cualquier páramo. Con penachos de humo, un paraíso, un espejo del cielo y un vergel.

01 mayo 2010

Objetos de plata





Una casualidad de la vida, como casi siempre. Alguien pone al descubierto unos objetos de plata que estaban no sé donde. Los deja simplemente junto a un paño. Iba a comer una manzana, pero la deja también mientras sigue urgando el baúl en busca de más cosas. A mí ya me parece suficiente. La plata liberada de la sombra, cobra vida. Es un espejo que se enciende con la luz, centellea y hasta parece que sangra de alegría.
No son los recuerdos encerrados en el arca lo que el pincel describe. Es solo un instante de armonía y de belleza, muy simple. Está ahí. La mente lo capta y decide subirlo al lienzo.