27 enero 2013

Por amor al arte.


Por amor al arte mi trabajo es intenso.
Por amor al arte estoy haciendo 3 cursos simultáneos de patchwork.
Por amor al arte me voy multiplicando, no sé cómo, porque estoy llegando a metas cada vez más altas.
Por amor al arte, soy feliz con lo que hago. Y hago patchwork, canto en la coral y ensayos, voy a yoga, y atiendo una casa, una familia, y leo más que nunca.



Ah, se me olvidaba, un día voy a casa de una amiga, donde nos reunimos unas cuantas a seguir con los hilos, las puntadas y la lengua. Arreglamos el mundo, mientras trabajamos sin descanso.
 Es una delicia ir entretejiendo la amistad con las sonrisas, compartiendo las horas con quien tiene profesiones distintas, pero gustos parecidos.


¿Cómo lo hago? ¡Por amor al arte, claro! No sé si más por arte, o por amor. Pero la vida es eso, amor y arte, belleza y latido, entrega y sueños, generosidad y simpatía.

¡Hay que estar un poco “tocada” para reírse y ser capaz de  pintar, coser, bordar, jugar, conversar,  hacer mil tareas del hogar, y disfrutar cada momento de lo que estoy haciendo!
Creo incluso, que aunque uno las telas a fuerza de puntadas, me siento liberada. Es decir, que haciendo lo que hago por amor al arte, no me ato  ni encadeno el alma.  Esta locura, mejor que no se cure.


Cuando pueda, iré colgando en el Blog algunas cosas. Hay gente que me sigue, y se pasa  muchas veces, a ver si subí algo, o si dije una palabra.  Lo voy a hacer, os lo prometo.  Pero antes quiero, deciros a todos y todas, que por amor al arte, a veces también guardo silencio. No es abandono.  Es…respirar un poco. Os agradezco vuestras expresiones de afecto, y también vuestro arte. ¡Compartimos la vida, que lo es todo!