03 febrero 2013

Paréntesis de UTOPIA


Decidí hacer un paréntesis y salir a ver el mundo en familia.  Sacamos en Internet los billetes.
Llegamos muy temprano. Tan solo habíamos echado en la mochila la cámara repleta de  imaginación.  Y… entramos, dispuestos a recorrer el mundo entero andando. ¡No hay otra forma!





¡Qué maravilla!  Descubrimos asombrados que, de Norte a Sur, de Canadá hasta Argentina, de Japón a España, de Noruega  a Nueva Zelanda, y de Escocia al África austral, el mundo es deslumbrante. Progresa y vive, acoge a todo el mundo y es alegre.


Descubrimos  lugares insólitos, bosques exuberantes, cascadas prodigiosas, ríos infinitos gentes extraordinarias.   En vivo y en directo escuchamos la música de esos países, contemplamos sus bailes, y sus modos de vida. Pudimos ver algunas de sus tradiciones, y contemplar su progreso, sus vestidos, sus manjares, su artesanía.





Escuchamos ritmos y cantar a japoneses, mexicanos, israelíes, árabes, colombianos, etc., además de españoles, por supuesto.  Todos y cada uno  se pusieron de acuerdo, para ofrecer su mejor cara, la que los hace atractivos. Con una amabilidad y una paciencia infinita respondían a cualquier pregunta, o cualquier iniciativa. Siempre con una cautivadora sonrisa.





Ni rastro de guerras, huelgas, desempleo, hambre ni calamidad alguna.

¿Era todo verdad? Sí, por supuesto. ¿El mundo es así? Si, por supuesto.  Cientos de países ofrecen esa imagen estratégica, que es fundamental para ellos y para  su economía. Es un esfuerzo de promoción.
Todo de cara al turismo. 











 Estuvimos en FITUR (FERIA INTERNACIONAL DE TURISMO). Volvimos  muertos de andar.  Nos encantó vivir, por un día la UTOPIA, de la belleza, la paz, la amistad.













¿Se puede  resumir todo eso en un abanico de colores? ¿No es todo un regalo?



Y mientras, he dejado a mis amigas un detalle,  de patchwork y cariño,para los dedales,  que son traviesos, y tienen vida propia,  y duermen como niños en cualquier rincón, o en el fondo  de todo… o aparecen sin  más, cuando estaban perdidos.


¿Todas las experiencias y vivencias, pueden encerrarse en  una libreta o en el hueco de una cajita de patchwork? ¿No es la imaginación y los sueños la mejor arma de los seres humanos?  Si el dinero puede maquillar las carencias y desastres, ¿por qué no esforzarse por pintar esa imagen  cada día?
Vuelvo al trabajo, tras el paréntesis, pero…quiero vivir en UTOPIA.
Gracias por estar ahi y pasar a visitarme,formais ya para mi, parte de este mundo de sueños.