28 enero 2020

El color de la vida y la amistad.


El color tiene su historia. Me refiero a cada uno de los colores.

Todos son un mundo: belleza, sin parcelas. Cualquiera la puede admirar, porque, sin saberlo, ni buscarlo, conecta con una cuerda sensible de cada corazón.











La historia de cada color, pequeña belleza, también tiene parcelas y matices. De alguna manera es solidaria y deudora de todos los demás colores.

Cuando intentamos crear algo, nosotros elegimos los colores. 



El  color en esencia, es más que un fenómeno óptico, y más allá de fines estéticos, los colores responden a la forma que nuestros sentidos los perciben. Vemos lo que estamos preparados para ver.
(Mi  blanco me vigila siempre. Aprovecha el espejo para no estorbar y controlarlo todo sin moverse. Es un encanto)






Claude Monet decía que el mundo del color era su obsesión diaria, su alegría y también su tormento. Y Van Gogh elegía determinados tonos para manifestar sus estados emocionales.



                                                                       
                                                                                                                                               
Y así sucede en la naturaleza, en el arte en general, y también en los blogs.



De alguna forma reflejan esos matices, y podemos percibir los colores...en las hábiles manos de las creaciones de patchwork, en la luz y el talento que refleja una fotografía, en el color del sentimiento en las palabras que leemos, en mi flor de pascua, que se viste desde cada brote para parecer distinta....Todo es uno y diverso. Todo vida y luz. El universo. Agua, fuego, aire, tierra. Todo amor.


Y en la parcela de la familia y la amistad, el color tiene vida y nos enriquece.



PD. Comparto la base de un quilt que estoy imaginando, e iré poco a poco componiendo. Tengo el privilegio de hacer con telas de colores, lo que me apasiona, mientras estoy trabajando:)))