10 diciembre 2009

Desayuno en la intimidad




Sugiere un desayuno íntimo, en el que importa más el detalle que el manjar. La tenue luz de la mañana, y las flores cercanas componen el transfondo de hermosura. Nada está definido. Todo es sugestión para que cada comensal se sirva lo que quiera. Cuando la vista se pose sobre el lienzo, en una casa, descubrirá cada mañana, no sólo nueva luz, también nuevos mensajes para afrontar el día.