03 junio 2014

Las entretelas y la luz



Lo que se tiene en gran estima, se cuida “como oro en paño”. La familia, la amistad y el trabajo entran en esa categoría.

Es curioso que quienes hacemos patchwork, estemos siempre entre telas, pero se sigue considerando entrepaños, un elemento propio de la arquitectura, es decir... “parte de la pared comprendida entre dos pilastras, dos columnas o dos huecos”.











Y sin embargo “entretela”, según el diccionario de la RAE, tiene un sentido en singular: “Tejido que se pone entre la tela y el forro de una prenda para reforzarla o darle consistencia”; y otro en plural: “Los sentimientos más íntimos y personales:
¡hijo de mis entretelas!”.










Raras veces “los sentimientos más íntimos y personales” salen a la luz. Aunque es cierto que al parecer, dicen, se compran y se venden, al por menor y de forma muy rentable en algunas cadenas de televisión. ¡Allá cada cual!









                


   Lo único que quiero señalar, es que en lo que hago y a lo que dedico tanto tiempo y tanto mimo, también lleva algo íntimo y personal. No produzco algo de la nada, pero le doy forma a las ideas poco a poco, tela a tela, puntada a puntada, minuto a minuto, verso a verso. Sí, también hago poesía al armar la belleza con los hilos y con las diferentes técnicas.







Cuando sale de mis manos, le de publicidad en Internet, o lo guarde para ocasiones especiales, nace una pequeña obra de arte. Tendrá, tanto en un caso como en otro, una vida propia. Se valore o no, algo personal irá para siempre rumbo al horizonte.










¡Qué grandeza! La creación, toda creación, es un acto de amor.
Ese acto llevará un poco de luz al mundo que nos rodea. Cerca de mí o más allá en la distancia, quien pueda contemplarlo, tendrá ante sus pupilas un poquito de luz que le ayude a sentirse mejor.










Si además pongo esa magia en un archivador o en una pantalla de lámpara como hoy, es una llamada a la estética, al orden, y a la inteligencia.
Este arte, como toda creación, habla, pero no al griterío, sino a la intimidad, nunca a la multitud sino al sentimiento singular de cada uno.
Así lo entiendo.
Un abrazo a tod@s y cada un@. Que seáis muy felices.