14 diciembre 2009

Junto a la luz







La columna importa para sostener la lámpara. Pero tú estás llena de luz. Llegaste como regalo, precisamente en Navidad. Desde entonces eres como un rescoldo que calientas la casa desde un rincón. No hace falta hablar para ocupar un sitio destacado entre nosotros.
Sabes ya tantas cosas de nosotros, que hasta conoces los títulos de los diarios y los libros que leemos junto a ti. Seguro que te asombran nuestras tertulias y nuestras charlas de familia. Tienes un mérito enorme, porque además de prestarnos el ambiente adecuado, eres discreta.

13 diciembre 2009

Balaustrada desbordante








Las flores son las primeras que hablan de nosotros. Las buganvillas y jazmines, la desbordante fronda se asoma a la balaustrada para dar la bienvenida a quien llega a la casa. Si hay una maceta, y una flor la casa tiene una sonrisa de mujer.

12 diciembre 2009

Reflejo en el bosque




En un claro del bosque, junto a un manantial donde los ciervos se acercan a abrevarse, el cielo se refleja. Algún otro animal que llega, ha quebrado una rama caida en su camino. Ese chasquido ha puesto a todos en estado de alerta. Todo está pendiente de saber si el ruido es o no una amaenaza. Es un momento intenso. El viento, como siempre, llevará la respuesta.

Cesta de navidad





Los detalles son para las ocasiones. Como en Navidad siempre hay amigos que nos regalan con su presencia, quería responder ofreciéndoles, en bandeja o cesta adecuada, algún presente. Lo importantes siempre son los amigos, menos los regalos y el lugar en que se les ofrecen. Pero en la vida los detalles hablan de nosotros.

11 diciembre 2009

La noche se enreda en la luz





“Hiciste la noche para el alma, cual manto regio de ilusión eterna”, dijo Unamuno. Por eso la luna se enreda en las ramas y juega a esconderse en la melena de la sombra y el viento. Está llena de ilusiones pequeñas de colores, o de pájaros sueltos, la cabeza. El rostro de la vida está vuelto, en silencio, hacia la aurora. Más allá de las últimas estrellas, más allá del límite de cualquier frontera de lo humano y lo creado, una mano de amor nos acaricia.

10 diciembre 2009

Desayuno en la intimidad




Sugiere un desayuno íntimo, en el que importa más el detalle que el manjar. La tenue luz de la mañana, y las flores cercanas componen el transfondo de hermosura. Nada está definido. Todo es sugestión para que cada comensal se sirva lo que quiera. Cuando la vista se pose sobre el lienzo, en una casa, descubrirá cada mañana, no sólo nueva luz, también nuevos mensajes para afrontar el día.

09 diciembre 2009

Sueños

Una mujer no duerme, cae rendida. Pero aún así,
tiene un sueño como las liebres, atentas al menor
ruido del entorno. Los niños, las comidas, el trabajo, las mil y una preocupaciones por cada uno de los suyos, y la perfección en todo, hasta en los gustos y caprichos, la mantienen en un duermevela. Las “elisas” suelen captar los momentos secretos, con la finura y la elegancia de la plasticidad bien hecha. Tan sólo es cuestión de ponerle una capa de pintura que realce la luz y la belleza. Luego, es cuestión de situarla en el lugar adecuado.

08 diciembre 2009

Vida en el molino




Este molino de agua antiguo, pero con mucha vida revive cada instante. Hay fuego en su interior, porque se eleva el humo como en tantos hogares del siglo pasado. Posiblemente los muros sean de adobe alzados sobre base de roca firme. Una mujer está lavando y dejando luego las prendas en un balde para luego tenderlas sobre la hierba. Otra mujer acarrea agua para la casa. Un chiquillo echa su caña en un estanque. Los hombres, ausentes en la imagen, están seguro en el trabajo fuerte, porque es temprano para estar en la taberna. Es un poco de la historia sencilla de una época muy dura en que se trabajaba de la mañana hasta la noche, y las comodidades eran muy escasas. Con su esfuerzo salieron adelante ganaron, para nosotros el futuro.

Granadas


La fruta roja, prieta y jugosa, moderadamente dulce de la granada, viene envuelta en plieges de regalo. Es como un misterio de simetría, resuelto sin problema, por un árbol sencillo y abundante. Pero el número de granos, el zumo de los mismos, la lámina envolvente, y la textura suave de cada celda pequeña, y la piel que a todos los cobija con su manto y los defiende del frío y la intemperie, de los golpes de viento y el granizo, es un misterio enorme. Por si eso fuera poco, la luz y toda su gama de colores les da vida. Me encanta descubrir poco a poco este enigma. No lo he logrado. Tan sólo he dejado que el pincel seleccione los contrastes, y se acerque sin romperlo a la única fruta que ha logrado encaramarse a nuestro escudo y ondear en la bandera.

Avena loca y cardos


Si la avena loca y los cardos no tuvieran un poquito de hermosura no estarían ahí. Todo lo que existe en la naturaleza tiene su belleza y su razón. Muchas veces pasamos a su lado y no lo vemos. Es que solemos buscar la utilidad de las cosas no su encanto y su razón. Las hierbas malas, esas que nadie quiere y que todos rechazan, porque asustan o hieren a quien ellas se acerca, deben estar por algo en este mundo. ¿Qué pasaría si alguien decidiera tratarlas con el mismo respeto que a las flores más bellas y olorosas?. Yo me las traje a casa y las puse en un pote de barro de mi casa. Dejé luego que el viento y los colores de mi paleta las rozaran. Quedé fascinada al contemplar su luz y su trasformación. Tienen una íntima grandeza capaz de competir con otras flores y otros lienzos. Por descontado, despues de acariciarlas con el alma y dejar que ellas toquen la retina, hasta parecen algo natural en el paisaje humanizado.

07 diciembre 2009

Paisaje otoñal






Cualquier recodo del rio, cualquier río, cercano ya el otoño... Alguien, en verano, ha puesto algunas piedras para poder pescar. Tal vez unos jóvenes que estaban de excursión limpiaron algo el cauce. El paisaje multicolor, espléndido, se ofrece sin reserva a la mirada aventurera y limpia del viajero. El aire está fuera, y el cielo y el agua, y el paisaje... el lienzo sugiere una escapada.

06 diciembre 2009

Rendido




Hay pinturas antiguas, que desgarran el alma como un flechazo. No que hagan daño, sino que enamoran. Cuando uno se pasa el día entre niños, intentando que aprendan a aprender, a saber que tienen capacidad y que saben mucho más de lo que creen y solo es importante recordar...pero supone esfuerzo, y se cansan. Es lo que nos dice la imagen. Todo aprendizaje es un esfuerzo, de atención sobre todo. Pero los niños se cansan. Tienen que jugar, pero también tienen que descansar. Muchos niños llegan a las aulas muertos de cansancio. La disciplina de las aulas, si no se acompasa con la de la familia, no hay progreso. Los profesores, saben casi siempre que ellos muchas veces no son más que los notarios de un fracaso anunciado. Mis pinceladas no son una denuncia de una docente, son el recuerdo de las vivencias de una madre.

05 diciembre 2009

Confianza







¡Que dícha el abandono total y la confianza absoluta reposando uno sobre otro!. Alguna vez ha sido, o quizá siempre. Tenerlo ante los ojos, es más deseo constante que recuerdo. Es sentir que la felicidad tiene todos los matices pero el principal es ciego y mudo porque es un simple e infinitivo: estar, sentir, vivir, soñar, amar, crear, gozar. ¿El tiempo?. No importa para nada. Se pierde la noción del espacio y de las horas. Se puede anticipar la eternidad.

Tulipanes






No hace falta ir a Holanda. Allí tienen tantas plantaciones y tanta variedad que es imposible que una casa no tenga su ración. Pero aquí son casi una especie protegida. Si el viento nos descubre los secretos de los tulipanes tan solo hace falta encontrarles el lugar adecuado.

04 diciembre 2009

Festín de color






Es que están servidos en un cuenco de cerámica. Es un menú degustación para los ojos, abundante y variado. Hay que digerirlo lentamente. Los iniciados saben siempre por dónde empezar. Pero, como pienso que están cocinados en su punto, cada uno puede comenzar por donde quiera. No repite. De ahí que uno pueda darse el gustazo cada día.

Percha





Nada debía ser ajeno. Por eso aproveché cuanto pude para poner en las cosas un poco de hermosura. Así hacía más nuestro, o más personal, lo que podía tocar con mis pinceles. Era como un poco de magia que sacaba del anonimato los objetos y se volvían “nuestros”.

De mi casa





Puede parecer mentira, pero ese plato y eso huevos son reales. ¡Los pueblos tienen tantas posibilidades y tantos recursos!. No hace falta más que posarlos sobre cualquier paño y trasladarlo todo al lienzo. La luz es un regalo, no exclusivo del Mediterráneo.

Pensamientos iluminados





Hay pensamientos de luz, y pensamientos iluminados. Son un adorno siempre. Cualquier rincón humilde se engalana. Hay que saber escoger el momento del sol, y la
sensibilidad que el artista nos quiere transmitir. Puede saltar alegre la luz de un patio, una escalera, una ventana, o de cualquier lugar...
Lo importante es pensar. El pensamiento cuando es creador se convierte en vida. Toda flor ha sido primero pensamiento.

03 diciembre 2009

Cuenco






Cualquier jarrón o cuenco, engalanado de flores y de hierbas ilumina una estancia, una habitación, una mesa de comedor o de hospital. Jarrón y flores, ponen un poco de humanidad para alegrar el día a quien lo vea.

02 diciembre 2009

Mujer a contraluz






Al contraluz, sin nada que deslumbre, se puede ver mejor. Hay una claridad que permite ver y adivinar. Ni la noche es oscura totalmente, ni la sombra algo permanente. Está en el ojo, limpio y con fuego interior, la capacidad de contemplar, lo mejor de la mujer, lo mejor de los demás, lo mejor de la vida. Al contraluz, nunca es a ciegas. El ojo es un sentido, el corazón ve más. Lo esencial, sólo lo vemos por latidos en el frágil tambor de nuestro pecho.

Sensibilidad



 La sensibilidad y la ternura, el aprecio y el respeto por la naturaleza, y el saber convivir con las mascotas es un ejercicio que se aprende. Quiero decir que no es una asignatura, es una experiencia casera, de familia, y con los nuestros. Cualquier ser vivo que tengamos nos puede proporcionar muchos momentos de alegría, pero también exige disciplina, cuidado, atención. Tener una figura, que está ahí para recordárselo a los más pequeños de la casa, nos ahorra palabras. Todos lo entienden y sobre esa imagen se pueden edificar castillos de bondad y de humanidad.



01 diciembre 2009

Cesta vencida hacia la luz







Mucho más resistente esta cesta. Era para otros menesteres, pero alguien, por el camino encontró flores y no dudó un instante de ponerlas allí, para llevarlas a casa. Posadas, sin otra pretensión, tenían su encanto... pero había que moldear el pincel para tejer la espuerta.