23 octubre 2011

Saquito para Marta

Marta, cuando vengas, nos dicen tus papás que ya no falta mucho, te van a recibir como si llegara un ángel a su casa. La hemos estado viendo y… ¡ya tienen todo preparado!Faltaba el saco, para cuando te lleven de paseo. En cuanto lo he tenido, se lo hemos ido a llevar, por si el cariño con que lo hice no fuera suficiente, y hubiera que cambiar alguna cosa.

22 octubre 2011

Saquito para Rubén



Desconocemos el día de vuestra venida. Sabemos, por lo que dice mamá, que vendréis en invierno. No tengas miedo Rubén.

Cuando llegues no vas a pasar frío. Tampoco cuando vayas con tu hermana de paseo. Tu saco, lleva todo el calor y el cariño de la familia.











Lleva un tren con vagones cargados y una locomotora que echa humo. Si no fuera suficiente el calor de la máquina, cuatro animalitos estarán junto a ti para darte su abrigo.

21 octubre 2011

Marta y Rubén


Otro babero Marta, seguro que ni los necesitas. Pero que sepas que éste lo hice expresamente para ti después de conocer ¿cómo te vas a llamar. Avanza tan de prisa la ciencia y hay tantos adelantos, que mamá a parte de sentirte y de verte y de llevarte en su barriguita, y darte todo su cariño, quería saber cómo te iba a llamar. En cuanto lo supo, me uní a su alegría, con unas telas, para que a ninguna de las dos se os caiga la baba.









Rubén, como sabes, al venir junto con tu hermana, habéis multiplicado por dos las esperanzas, la alegría, y todo. Tus papás lo tienen todo a punto. La forma de mostrarte nuestra alegría, era que tú tengas tus cosas, y crezcas y juegues con ellas. Dile a mamá que éste es el tuyo, y que no se confunda.

20 octubre 2011

Funda para mi ordenador


Los detalles no son grandes ni pequeños. Pero hay que empezar a tenerlos desde la infancia. Una mascota puede hacer brotar los mejores sentimientos. Quien hace una caricia a un animalito está preparado para hacer la vida agradable a quienes le rodean. Puede poner vida en el trabajo, y hacer una funda para el ordenador, para sacarlo de la indefinición de las máquinas, y convertirlo en algo personal.





Y también, como un niño, será capaz de contar historias, y recibir confidencias. Esos son los detalles que encierra el ordenador que se esconde y que guardo en esta funda.