01 junio 2011


 Nuestra casa. El cálido hogar en donde la vida de los nuestros se desarrolla tranquila, sin el rigor de la intemperie, tiene la grandeza de la donación de todos y el cariño y los detalles de cada uno.
Hay casas especiales, donde el fuego no es sólo un símbolo, sino una realidad. Contar a los niños algún cuento al amor de la lumbre y escuchar el crepitar de las llamas, o disfrutar de un asado en las brasas, son pequeños placeres que siempre perduran en los mejores recuerdos.

2 comentarios:

  1. Oi Angela,que coisas lindas!Adorei sua visita e o seu trabalho,Parabéns...beijoo...Lili.

    ResponderEliminar
  2. Unos trabajos lindos , me encanta tu blog, he llegado hasta aquí y me quedo un ratito mas para seguir admirando tus trabajos, bs.

    ResponderEliminar