01 junio 2011


 El cielo siempre es importante. Nos cobija, nos regala la luz y el calor. Alzar la mirada, contemplar el vuelo de las aves, el paso de las nubes, la cercanía de la niebla, el humo perezoso y la lluvia y el rocío, son regalos silenciosos e infinitos con el telón de fondo de los amaneceres o de los ocasos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario