01 junio 2011




La sementera, el cultivo de los campos y las tierras, y luego la alegría de la cosecha, se va perdiendo. Quienes vivimos con nuestros padres ese trajín maravilloso y esperanzado, siempre lo llevaremos en la retina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario