04 diciembre 2010







Son muchos los detalles, muchas las horas, y muchos los colores, los hilos y las puntadas. Por un lado y por otro. Por fuera y por dentro. Tengo que decir, porque es verdad, que Mora, mi perrilla, me ha ayudado. Ha estado junto a mí en todo momento, y siempre atenta por si me sobraba algún recorte o se me caía un carrete o un botón. Así que hemos disfrutado las dos.

1 comentario:

  1. Maravilloso bolso,es un lujo tenerlo,me encanta.Besos

    ResponderEliminar