09 febrero 2020

Invierno... ¡solo a veces!

Ahora que no hay hojas en las ramas,

el viento, entona sin matices,

una música fría,

llena de ausencias.


La luna, surge desde el mar

redonda como una pandereta helada,

que se oculta por momentos

tras el velo de la noche.


Una mujer pasea pensativa,

escuchando las olas,

mientras su aliento, al respirar

intenta acariciar la vida y vuela.


Su luz, allá en el fondo del pecho

es fuego fiel, como el amor,

como la veleta de una pieza,

siempre señalando algún destino.

No es ciego el sentimiento,

ni la música en gotas, a merced de las olas,

ni el silencio del paseo por la orilla,

porque sus ojos algo vieron y algo esperan.


Confía, que tras la bruma llegue,

o amanezca, para desvelar al sol,

que el alma se desmaya

tiritando en la playa por su amor.

13 comentarios:

  1. Esa foto que hiciste ya hace años, al estar en papel fue archivada en uno de los álbumes, hasta hoy. Aunque naturalmente algo deslucida, es un reflejo de lo que tus ojos vieron y querías transmitir. Volviste al mismo lugar, cada nueva estación, para contemplar el mismo árbol y el paisaje. Son 4 maravillas de la naturaleza.
    Al verla ahora ha vuelto a inspirarte y recordar que está ahí, como esa veleta de que hablas, siempre apuntando a las estrellas.
    No debes desmayarte, si al verla y al leerte, te digo, con un beso ¡Enhorabuena por todo!

    ResponderEliminar
  2. A los que esperan ansiosos el amanecer hay que decirles parecido a aquel consejo oriental del árbol y el bosque:
    No permitas que la luz del amanecer desvanezca el ansia de volver a gozar el tintineo amoroso de las estrellas en la noche.
    Al igual que no debes permitir que la proximidad del árbol te oculte la belleza del bosque.
    Saludos de colores !!

    ResponderEliminar
  3. Ángela, tú eres poesía. Sin duda da igual leer tus textos en tus entradas de patch, que leer estas bonitas poesías. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Cómo me gustan tus palabras, pura poesía que llega al alma.
    Besitos preciosa

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué manera tan bonita de describir una foto!

    ResponderEliminar
  6. Vaya, ayer poeta de la aguja e hilo y hoy del verso... ¡Sentido y precioso!

    Por otro lado, me encantan los árboles. Vestidos o desnudos. En estos últimos adivino en invierno a sus elementales trabajando por la explosión de vida que la primavera provocará en ellos.

    Gran abrazo Ángela.

    ResponderEliminar
  7. No me extraña que esa mujer pasee pensativa por ese paraje, nos lo pintas idílico. Precioso.
    SAludos.

    ResponderEliminar
  8. Muy bonito, Ángela.
    Un fuerte abrazo, poeta.

    ResponderEliminar

  9. Enhorabuena, Ángela. Un bello poema, donde plasmas toda esa poesía que te habita, que te desborda, que te fluye por todos tus poros... Te lo he dicho siempre; la poesía está en ti.

    Milymas besos.


    ResponderEliminar
  10. el alma se desmaya
    me encantan tus letras

    ResponderEliminar
  11. ¡Que delicia poder leer y releer lo que escribes!
    Gracias guapa.
    Besos.
    Chary :)

    ResponderEliminar
  12. No me parece fácil escribir poesía, solamente gente sensible y especial puede hacerlo, y una eres tu. Bss

    ResponderEliminar