04 noviembre 2018

Para mi hijo

No hay nada más. Lo es todo. Siempre. Cada instante.

Más allá de sus fuerzas. De sus posibilidades. De todo.

Un hijo...un mundo. ¿Qué digo un mundo? El universo.

Unos ojos que te siguen. Un nombre, pura melodía.

Un huracán, un torbellino que llega y que te abraza.

Un ser que te besa, y el mundo se ilumina y se detiene.

Después, ¿de qué no es capaz una madre, por su hijo?

Se recuerda todo y se olvida todo, al mismo tiempo.

¿Importa que sea otoño, primavera,  llueva o salga el sol?

Me derretía cuando contaba los años con sus dedos,

y cantaba con saltos en su cama.

O iba apagando velas mágicas, que de nuevo se encendían...

Y el sobresalto inquieto de su voz, al decir que tiene novia.



Pasaron los sustos de la fiebre, las carreras a la clínica,


las caídas de la bici o el golpe con el coche. Aprender. Vivir.

Vivir es un gozo con riesgo. Y amar y encontrar el por qué.

Desde el momento que sale por la puerta,

se lleva mi corazón a la intemperie, hasta su vuelta.

Al levantarse, para ir a trabajar: ¿hace frío mamá?

Y tengo que saber si llueve o nieva, aunque esté en la cama.

Sin vivir, cuando la noche se alarga,  me besa y sonríe,

y  sin pedir explicaciones me dice :"ya he llegado".

Al autor de la vida y al ángel que lo guía, 

les pido que me suplan,

allá por donde vayan, sus pasos y sus sueños,

porque ellos pueden verlo y yo se los confío.



Me agradece las comidas y postres, porque son especiales.

No sé que inventar, para hacerle feliz, y se me ocurre

desde el patchwork, que las noches existen y tal vez

podría hacerle algo infinito y cálido, una colcha pensé,

con una gran mandala, como tantas que de niño pintó,

simbólica y alegre,"la rueda de la vida",

la vida en desarrollo, el amor progresivo,

que comienza en un punto pero nunca se sabe cuando acaba,

que se pierda en la bruma, en la niebla o en la luz deslumbrante

del infinito y más allá, donde terminan todos los caminos,

en un final cálido, agradecido, donde podamos encontrarnos.

Quedarán para siempre, con puntadas escondidas,

el recuerdo y el cariño de una madre hacia su hijo,

en el silencio elocuente del corazón,

y el lejano titilar de una estrella que sigue velando

por su felicidad, y por que se hagan realidad todos sus sueños.

Te quiero.

22 comentarios:

  1. Ángela: Me emociona y estremece el corazón, hasta las lágrimas. ¡Todo es bello hasta la infinita mandala inacabada como símbolo perfecto y la vida en que la envuelves! Por una vez, me has dejado sin palabras. ¡Gracias a él y a ti!
    Todo en un beso.
    José Manuel

    ResponderEliminar
  2. Ufff Angela, eres una diosa de las palabras. Creo que de tu "pluma" salen emociones y sentimientos que muchas no sabemos expresar en palabras y tú te haces eco de ellas. La preciosa colcha que le has hecho, perdurará en él igual que todo tu amor. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Que precioso lo que has escrito, se nota que lo dices con el corazón, no todas sabemos expresar las emociones que sentimos...
    La colcha muy alegre y colorida, siempre será un recuerdo inolvidable.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Que emoción más bella, y tierna. Caricias eternas de esa colcha, de una madre

    ResponderEliminar
  5. Me emociono muchísimo, impecable, Ángela.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Casi me haces llorar con tu manera de expresarte, emociona leerte...como madre que soy me siento identificada con tus palabras, desde luego esa colcha es especial porque cada puntada la has cosido con mucho amor hacia tu hijo, te ha quedado preciosa y segura estoy que tu hijo la apreciara mucho, es entrañable y cálida, un regalo realizado desde el corazón nunca se olvida...Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me veo reflejada en todos esos pensamientos y sentimientos tuyos. Aunque yo no sabría expresarlos tan bien. No me extraña que hayas creado algo tan bonito.

    ResponderEliminar
  8. Lindas palavras e colcha !!!
    Boa semana !
    Anna

    ResponderEliminar
  9. Hola Ángela!

    Es precioso todo lo que has expresado, por esta ventanita. Es cierto todo,que no se hace por unos hijos!! Todo y más. Tus palabras me han emocionado. Y la colcha es una maravilla con todo el amor y cariño que le has puesto luce impecable

    Muchos besos amiga

    ResponderEliminar
  10. Bonita colcha y bonito post....se vé que sale del sentimiento....y qué bien te expresas, tanto con las palabras, como con tus manos para hacer esta magnífica colcha. Gracias por compartirlo...;o)

    ResponderEliminar
  11. Pues si, lo más sano, sincero y altruista que hay es el amor de una madre por su hijo. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. No sé que me gusta más si tus palabras o la colcha, me encanta cada entrada tuya, describes todo tan bien que se vive.
    Una preciosa colcha y preciosas palabras a un hijo.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  13. Nena! Son palabras del corazón de una madre!, no hay amor más verdadero en esta tierra, ojalá los hijos supieran cuan grande es éste amor de madre, y tu derramas un poquito en esta colcha de patchwork tan bella que le has hecho.

    Besitos!😚

    ResponderEliminar
  14. Preciosas palabras y preciosa colcha... Las palabras y el cariño de una madre a su hijo. Besos

    ResponderEliminar

  15. Hay ternura. Hay sentimiento. Hay poesía. Hay un amor de madre. Pura magia.
    Y hay belleza en tus dedos de hada.

    Felicidades para ti y para él. Y dos abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Como se puede querer tanto!!! Que bonitas palabras, me llegan al corazón, un amor tan incondicional no existe, que no haríamos por ellos...
    La colcha me encanta, me parece maravillosa, y como bien dices es algo cálido, infinito, como todo el amor de madre. Besosssss

    ResponderEliminar
  17. Precioso regalo y descripción de amor por tú hijo Ángela!! Es un bello sentimiento que también yo disfruté con tú poesía y sentimiento, porque también soy madre. Un besazo y abrazo enorme y que podamos seguir disfrutando de nuestros queridos hijos. Otro fuerte abrazo para José Manuel y por supuesto para vuestro hijo y su novia.
    Marina PF.

    ResponderEliminar
  18. Qué bonito, dulce y tierno lo que dices!!!!.
    Precioso sentimiento.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. la colcha es preciosa y todo lo demás también

    ResponderEliminar
  20. Ángela, expresar todo ese sentimiento con tan bellas palabras como lo has hecho y conseguir transformarlas en hilo y algodón, es algo que sólo está al alcance de grandes almas como la tuya, que viven, sienten y aman con verdad y con pasión y transmiten más allá de su entorno más íntimo toda esa belleza. ¡Cuánto me alegro de que compartas esa pasión!. Dan ganas de abrazar la colcha ¡hasta fundirse con ella!. Hermosura pura en toda su expresión. Muchos besos.
    Carlos.

    ResponderEliminar
  21. Ay los hijos! que se nos han hecho unos hombres en un pis pas. Has plasmado un trozo de tu vida junto con la de tu hijo con unas preciosas palabras. Preciosa mandala y acolchado, ideal para arroparse y soñar. bss

    ResponderEliminar
  22. Es un gran trabajo y te ha quedado precioso! Felicidades no sólo por el quilt sino por también por las palabras que le dedicas. Bsos

    ResponderEliminar