31 octubre 2016

A mis seres queridos













Cerré los ojos un instante, para ver, lejos del ruido, a estas alturas de mi vuelo por la vida, qué ha sido de los míos, ¿dónde están? ¿siguen vivos? ¿Me recuerdan como yo les recuerdo cada día?

La mano del artista, nos sigue sorprendiendo. Ha pintado, con luces diferentes, el lienzo de los bosques. El cielo del otoño está más cerca. Los nidos del ayer están vacíos. Las aves, en sus vuelos, van y vienen por el azul, sin ir muy lejos. ¿Será así el aleteo de los míos ? ¿Me miran desde arriba, por si me acecha algún peligro y correr a protegerme?














Las gentes con recuerdos, buscan en las floristerías, las más hermosas flores, las más tiernas, las que puedan durar más tiempo cuando las acerquen al lugar donde ayer dejaron, entre lágrimas, los restos de sus seres queridos. ¿Son las flores un puente entre el corazón de los unos y los otros? ¿Son versos de colores, con palabras de cariño y vacíos de nostalgia?
Algunos estamos lejos de aquel lugar, que recibió primero y abrazó para siempre, lo que allí le ofrecimos. ¿Tenemos que volver hasta allí, o llega un momento, en que cualquier lugar es bueno, para ponernos en contacto, y sentir que ellos viven y decirles que vamos de camino?












Danzan las abejas laboriosas buscando lo mejor de las flores, y llevarlo al panal para hacer en secreto la alquimia de dulzura e inmortalidad. ¿Tienen las flores el secreto o son las abejas quienes gracias a su trabajo lo descubren? Y nosotros que probamos el manjar ¿probaremos algún día el último secreto de la felicidad sin fin? ¿Lo disfrutan ya mis seres queridos que tenían el pecho rebosante de bondad?












Aquellos que se fueron, que nos precedieron, que nos dieron la vida o llevan nuestra sangre, ¿necesitan un día para ser recordados? ¿Se han cumplido los sueños que tuvieron de llegar al destino? ¿Qué podemos hacer con ellos o por ellos, además de añorarlos? ¿Se asoman, por la noche como estrellas, en la paz lejana del firmamento?















Sé que nada es igual, ni ellos ni yo, pero yo les recuerdo como eran, como les abracé, como les quise, con el calor y el cariño que de ellos recibí, cuando pasaron por este mismo camino por el que mis pasos continúan.
No creo que necesitemos, ni ellos ni yo, nada especial para reconocernos, cuando antes o después, nos encontremos. Nos veremos con el corazón y con el alma, y sabremos por fin, que viven y vivimos.

Tengo que despertar, aún me quedan hoy, cosas por hacer. 

15 comentarios:

  1. Querida Angela, las flores son para muchos una disculpa que no recibirán respuesta, yo no necesito que me recuerden a mis padres un día al año, los tengo presentes cada día,pero lo hago por egoísmo lo reconozco, así es mas fácil superar su perdida. Bonitas palabras como siempre un placer leerte. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Creo, amiga mía, que tus últimas palabras lo resumen todo.

    Un gran abrazo, Ángela.

    ResponderEliminar
  3. Hace nada que cogi su mano con el tacto en el recuerdo. Temblaba en silencio y yo lloraba...Deseé una muerte ligera sin dolor y el 1 de julio, sucedió...

    ResponderEliminar
  4. Estupendas reflexiones. Creo que no necesitamos un día especial para recordar a nuestros seres queridos. Pero... ¡ qué bonitos están los cementerios!

    ResponderEliminar
  5. A mí me gusta pensar que están cuidando de nosotros, y que nos tienden la mano cuando nos caemos... cada uno tenemos una manera de sentirlos cerca...
    Querida Angela, qué bonita entrada realizaste, como siempre, me envolvió desde la primera palabra y no parpadeé hasta que terminé de leerla, eres toda sensibilidad!
    Un beso muy fuerte cielo!

    ResponderEliminar

  6. Nuestros seres queridos, siguen aquí, con nosotros, desde su mundo inmaterial y sin tiempo, protegiéndonos, amándonos, pintándonos de oro los otoños...

    Besos con mucho cariño.

    ResponderEliminar
  7. Una entrada muy entrañable, Angela. Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Son preguntas sin respuestas o cada cual da la suya.
    Los seres queridos para mi no necesitan un día para ser recordados, porque los llevas en tu corazón y en el pensamiento todos los momentos en cada latido.
    Es un escrito precioso.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. Yo los recuerdo a diario, para mi es un día más. Besitos

    ResponderEliminar
  10. Que bonitas palabras, me ha encantado leerlas y pienso igual que tu.
    Besos.
    Chary :)

    ResponderEliminar
  11. Siempre que vengo a tu blog sé que me voy a sentir bien, que me voy a envolver en palabras bellas y serenas. Y hoy es así también.
    Me encanta seguir la armonía de tu pensamiento. Me encanta esta entrada llena de preguntas, de sabiduría y de una gran paz.
    Como tú, no creo que haya que hacer nada para sentirlos, pues el lazo está dentro nuestro, más allá del tiempo o el espacio.

    Un abrazo con mucha luz :)

    ResponderEliminar
  12. Llevamos a los nuestros tan dentro que cada paso y pensamiento que damos llevan sus huellas, no deberíamos necesitar un día al año para recordarlos, pero el mundo en que nos ha tocado vivir así funciona...muy bella tu entrada y tu "despertar" final, la mejor firma. Un placer leerte.

    ResponderEliminar
  13. very beautiful and so lovely work :) i like your good idea ,Thanks for the inspiration!

    ดูหนัง

    ResponderEliminar