04 enero 2011

CARLA

He escuchado la llamada del deseo de que vengas. La he escuchado en sus móviles. Los móviles de tus padres tenían la risa de un bebé para anunciar la llamada. Era una forma de decir que te estaban esperando.
Pero no solo ellos, toda la familia.

Porque antes de saber que te habías puesto en camino, ya te había comprado Ana, el primer abrigo.
Aprovecharon una comida de familia,
para hacer tus papás el anuncio oficial,
que todos aplaudimos y brindamos con champagne.


Cuando llegó la ecografía y pudieron oír los latidos de tu potente corazón, quedaron mudos de asombro y de alegría. Por fin, un día, pudieron ver tu cara en 4 D. Su corazón estallaba de alegría y de orgullo. Y nos comentaban que tu padre era un privilegiado al hablarte muy cerquita y poder aproximar su cara al vientre en que tu mamá te tiene.
Cuando han recibido éste babero con tu nombre, era ya Navidad. Se han alegrado no sólo al ver tu nombre sino también porque entramos en el nuevo año y ya te falta muy poco para nacer, Carla. ¡Qué alegría!

5 comentarios:

  1. ¡Que preciosidad de babero y de presentación! Si la familia de esa futura niña es como dices, la criatura estará encantada de llegar cuanto antes. En realidad creo que todo hijo debería ser tan deseado y tan querido. ¡Gracias amiga, porque tu trabajo, además de mostrar las maravillas que haces, enseña!

    ResponderEliminar
  2. ¡QUÉ BONITO! Yo soy la afortunada de tener guardado y a la espera ese babero hecho con tanto cariño y esmero, y también afortunada por llevar dentro la princesita que lo llevará puesto...
    MIL GRACIAS ÁNGELA! Es precioso el babero y las palabras que lo rodean!

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Angela que cosas tan bonitas que haces me gustan mucho sigue siendo asi tan creatiba un saludo de Isabel la mujer de Ignacio

    ResponderEliminar
  4. Isabel gracias por visitar mi blog y por tus ojos que son capaces de descubrir la belleza en estas pequeñas cosas.Un beso

    ResponderEliminar
  5. Gracias amiga por tu comentario, pero los encantados somos todos en la familia esperando la llegada de Carla. Ya falta menos

    ResponderEliminar