Mi lista de blogs

23 noviembre 2022

¡Como siempre!


                                                                                  Algunas noches, despierta, he podido ver amanecer. En silencio, sin prisa, me pareció que el sol ponía cada cosa en su lugar y abría la esperanza de algo nuevo.
                                                                               Comenzó a moverse, desde dentro primero y también a la intemperie, la vida. El color volvió.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    
         
Se movieron las hojas y las aves, y se escuchó la música en la yerba, en las olas, en el aire y más allá.
Abrí la ventana y me llegó el susurro infinito con ocho mil millones ya, -según las noticias-, de seres como tú y como yo. ¿Cambiaría algo? ¿Algo nuevo?

                                                                                                                                                                                            Ahí estaban algunos planetas. La luna poco a poco se ocultó. Pero la totalidad de miles de millones de astros del universo o del multi-universo, siguieron cada uno el curso de sus órbitas.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             Nada ni nadie había pedido permiso para ponerse en movimiento, una  vez más, cada mañana.                     
He descubierto al amanecer, que todo es natural y nada está acabado,  que no hay tensión porque no hay lucha, ni esfuerzo.                             Que algo está en mi y soy parte de de un infinito inabarcable y bello.       
                                                                                                                                                                               Nada puede retrasar ni herir, ni el viento huracanado, ni las opiniones o gestos ajenos, que intentan distraer de lo que somos o pensamos. Solo pueden herir o entorpecer, si les abrimos la puerta de la casa.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      Tengo amigos que escriben con frecuencia de ciencia y cuentan que la misión Artemis, en un futuro próximo, llevará de nuevo seres humanos a la Luna. Si ya han estado allí, ¿por qué no van a volver para seguir investigando?
                                 
                                                                                                                                                                            Cerré la ventana. Pensé en mí, aquí y ahora. Si nos movemos, crecemos y giramos a velocidades astronómicas... ¿Dónde estaré mañana? ¿Dónde estarán mis seres queridos.
Me pareció escuchar el latido de mi corazón, sereno y enamorado de la vida: "estarás y estaremos, como siempre, en buenas manos; quien hace lo que puede dando lo mejor de sí,
siempre, aportará un poco de paz sobre todo cuanto existe, aquí cerca o allá, en la lejanía de
una mota azul suspendida en un rayo de sol" como dijo Carl Sagan.



Apoyo mi entrada con las telas de Van Gogh, porque la pintura y el patchwork son también mi pasión.

12 comentarios:

  1. Profundo, íntimo y bellísimo texto. Tenía que ser tuyo. Besos y cariciasmil.

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito todo. Mi pintor favorito tb
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Muy bonita pintura. Coincido con tu pintor favorito Like
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Bonito post ! Tanto nos quadros como nas palavras !
    Besitos
    Anna

    ResponderEliminar
  5. Me gustan tus reflexiones tan bien subrayadas por esos cuadros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Seguí con atención ... belleza en texto e imagen. Creas un magnífico articulado en este blog. Enhorabuiena

    ResponderEliminar
  7. ...¿por qué no van a volver para seguir investigando?
    Porque es terriblemente caro y el esfuerzo es enorme. Cincuenta años han pasado y pasarán unos poquitos más. Esta vez no se va solo a plantar una bandera y recoger algunos pedruscos. Esta vez se va a "establecerse", investigar y también a realizar explotaciones de minería (tierras raras, litio...). Ojalá sepamos hacerlo bien para que las personas sensibles, los poetas, los enamorados, puedan seguir mirando La Luna como siempre.
    Mi abuela, a la que solo conocí un verano en mi niñez, me dijo que La Luna era la linterna del guardián de los pecados. Claro que ella era una entrañable viejecita gallega que antes de ir a dormir echaba unas gotas de agua bendita en la cama. Murió a los 99 años durmiendo. ¿Sería por el agua bendita?

    ResponderEliminar
  8. Algunos llaman "casualidades" a las coincidencias. En este caso, serían coincidencias "leonesas". Lo digo porque el miércoles, has lanzado en tu Blog "Pinceladas al viento", algo tan interesante como un sueño o parte de tu aventura espacial. Lo dejas ir entre las geniales pinturas del neerlandés, Van Gogh, y amigos de acá, enamorados de la ciencia y de los astros, y del inolvidable astrónomo, astrofísico, cosmólogo, astrobiólogo, escritor y divulgador estadounidense Carl Sagan.
    Pero hay más coincidencias. La Agencia Espacial Europea ha elegido, hoy, a dos leoneses, Pablo Álvarez y Sara García, para comenzar la aventura de la nueva generación de astronautas.
    Enhorabuena leonesa, Ángela. ¡Lo has clavado!

    ResponderEliminar
  9. Precioso Sngela, como todo lo que haces. Me ha encantado la interpretación de los cuadros...una artistaza, en todos los campos, incluso en el de las letras. Un beso enorme. Emilia

    ResponderEliminar
  10. Un conjunto de belleza: letras e imágenes.
    Un precioso escrito lleno de reflexión.
    Muy grato leerte.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar