Mi lista de blogs

30 enero 2023

La amistad

Un buen amig@, una buena amistad se forja con el tiempo a lo largo de la vida.

Permanece y enriquece sin temer al tiempo o la distancia.

Deja espacio y ofrece libertad.

Lo decía Gabriel García Márquez "No pases el tiempo con alguien que no esté dispuesto a pasarlo contigo". No con esas amistades que vienen o van, según sople el viento.

Los amigos de corazón son escasos, porque los afectos se mantienen íntegros y los sentimientos sinceros.

La vida como la amistad no es un juego, es un proceso creativo, donde nada se pierde, porque incluso si aparentemente se pierde, también se gana.

Y se gana, porque el olvido libera, es el recuerdo el que teje las formas de encuentro.

                                                                                                                                                                   
La amistad es una chispa que atraviesa la noche y la ilumina, se alza de la nada o del todo, suena, nace como la flor, la yerba o el verso del infinito mundo interior, o del maravilloso universo. 

Con el tiempo comprendemos que la creación es interior, en silencio, en soledad y la fuente es el amor, que inventa, descubre, transforma y hace propio lo que se vive o se ha vivido.                


PD. La cesta llena de cariño para mi amiga.                                                  

23 noviembre 2022

¡Como siempre!


                                                                                  Algunas noches, despierta, he podido ver amanecer. En silencio, sin prisa, me pareció que el sol ponía cada cosa en su lugar y abría la esperanza de algo nuevo.
                                                                               Comenzó a moverse, desde dentro primero y también a la intemperie, la vida. El color volvió.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    
         
Se movieron las hojas y las aves, y se escuchó la música en la yerba, en las olas, en el aire y más allá.
Abrí la ventana y me llegó el susurro infinito con ocho mil millones ya, -según las noticias-, de seres como tú y como yo. ¿Cambiaría algo? ¿Algo nuevo?

                                                                                                                                                                                            Ahí estaban algunos planetas. La luna poco a poco se ocultó. Pero la totalidad de miles de millones de astros del universo o del multi-universo, siguieron cada uno el curso de sus órbitas.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             Nada ni nadie había pedido permiso para ponerse en movimiento, una  vez más, cada mañana.                     
He descubierto al amanecer, que todo es natural y nada está acabado,  que no hay tensión porque no hay lucha, ni esfuerzo.                             Que algo está en mi y soy parte de un infinito inabarcable y bello.       
                                                                                                                                                                               Nada puede retrasar ni herir, ni el viento huracanado, ni las opiniones o gestos ajenos, que intentan distraer de lo que somos o pensamos. Solo pueden herir o entorpecer, si les abrimos la puerta de la casa.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      Tengo amigos que escriben con frecuencia de ciencia y cuentan que la misión Artemis, en un futuro próximo, llevará de nuevo seres humanos a la Luna. Si ya han estado allí, ¿por qué no van a volver para seguir investigando?
                                 
                                                                                                                                                                            Cerré la ventana. Pensé en mí, aquí y ahora. Si nos movemos, crecemos y giramos a velocidades astronómicas... ¿Dónde estaré mañana? ¿Dónde estarán mis seres queridos.
Me pareció escuchar el latido de mi corazón, sereno y enamorado de la vida: "estarás y estaremos, como siempre, en buenas manos; quien hace lo que puede dando lo mejor de sí,
siempre, aportará un poco de paz sobre todo cuanto existe, aquí cerca o allá, en la lejanía de
una mota azul suspendida en un rayo de sol" como dijo Carl Sagan.



Apoyo mi entrada con las telas de Van Gogh, porque la pintura y el patchwork son también mi pasión.

09 agosto 2022

El mejor regalo...








El silencio y la ternura que transmite un niño al ofrecer sus brazos para dejarse alzar, son un gesto y un idioma.








Cuando mira y te inclinas ofreciéndole los tuyos, lo levantas, abrazas y besas... sintonizas su corazón con el tuyo en el único lenguaje que la naturaleza nos ha enseñado a todos, en cualquier lugar del mundo y en cualquier país.
Es la señal de la espera y de la confianza juntas, libres, generosas siempre.


Crecerá con las horas y los días. Algún día serán intercambiables esos gestos.



Vive, late, respira cariño y siempre guardará en la pupila y en el corazón, el calor y el sentido del beso y la caricia.








Aunque haya cámaras y videos para todo, la imagen puede mostrar algo, pero se sitúa en otro plano, exterior, y tal vez frío.

Por eso, hoy quiero guardar únicamente de mi nieto, su respuesta inteligente, cuando le pregunto cuántos años cumple, muestra alegre su mano con un solo dedito levantado.

Así resume todo: tiempo, vida, inteligencia, amor y familia.

21 julio 2022

Aprendiendo a ser




Hay libros, pero... no que guíen. 
En el laberinto del silencio, se aceleran los pulsos y abrimos la mente cada día, sin saber, por eso vamos como ciegos. Recorremos el camino, de la mano invisible de la vida                                                                                                                                                                                                                                  
Las horas no se paran, ni los años que cumplimos se detienen.
Compartimos la misma biología con todos los que ayer, como nosotros preguntaban el por qué, o el para qué.
Y... no tenemos más respuesta que la mente y el latido. 


Así aprendemos. Aprendiendo a ser, siendo. Sin entrenamiento, ni espejo en que fijarse. Sin otro libro que la vida, que habla con latidos y silencios. 


                                                                                                                                                                                                                                                                                                    




La constancia, el amor y la paciencia, la familia y los amigos, el mejor descubrimiento.                                                                             

09 junio 2022

A callar, se aprende.


Callar no siempre es fácil. Aprender del silencio es algo que uno descubre por sí mismo y es gratificante.

Los acontecimientos que se vienen sucediendo, a todos los niveles, son como un volcán, que expulsa casi con fuerza un grito nacido muy adentro y un por qué.

Dicen que la palabra es plata, pero el silencio es oro.

Uno siente que no solo se aprende más callando, incluso se puede descubrir la profunda elocuencia de saber no decir nada y tener paciencia.

 El silencio que el viento lleva tiene tanta fuerza como el mar.



 Los colores del silencio parpadean desde las estrellas en la oscuridad, y se llenan de inmensidad.

Cuando el corazón descubre la conexión con la vida en todas sus formas de belleza y armonía, percibe todo lo que no se ve y existe. Es entonces cuando descubre lo que se manifiesta en el silencio.




El infinito que vive en el silencio y está más allá del tiempo, no necesita palabras, puede sentirse en un latido, una mirada, en el amor y es... infinita paz.




Nota: Alguna de tantas bellas fotografías de Ricard Pardo-Noxeus-, han completado mi pensar y sentir de hoy. Gracias.

04 febrero 2022

Pequeños instantes son la vida.





Nada será igual desde ahora, aunque lo parezca. Hablo de mi, de lo que siento.

Hay una vida nueva que todo lo ilumina y lo transforma
.









Los hilos generosos de la vida, han puesto en mis brazos la ternura asombrada de unos ojos profundos que me miran y sonríen.
La mano de un ángel roza mi cara con sus dedos y se estremece todo mi ser.


Instintivamente deseo guardar en el alma estos momentos.







Descubro la realidad del misterio que es mi nieto y el corazón se acelera.
Le estrecho contra el pecho con mis brazos, e intento pronunciar su nombre y solo puedo llenarlo de besos y de asombro.







Sucede algo parecido cada día. Y tengo que decirlo también hoy, que ya ha cumplido medio año.

La balanza de mi vida tiene desequilibrados los platillos. Mi alma y mi imaginación están en el más alto. En el otro, estamos el pequeño y toda la familia.
Ambos extremos vivo.



Mañana, los derroteros de la naturaleza, de la humanidad y el universo irán por donde quieran sin contar conmigo. Pero este momento, me llena de gozo, y su onda llega al infinito y más allá.

Seguro que la mayoría, cada uno a su modo, ha sentido lo que siento. Me alegra, porque íntimamente saben que es verdad, aunque cada uno lo vive a su manera.










No somos más que nadie. Los papás son imprescindibles y únicos. Los abuelos solo aportamos un poco de experiencia y mucho amor, hemos recorrido más caminos, sus etapas y vivencias y disfrutamos de otro modo que con nuestros hijos, por eso entregamos nuestro ser y esto nos permite sentir lo positivo de haber vivido.











Para "renacer", me basta con sentir la ternura de su sereno corazón.

22 diciembre 2021

Navidad






Envío mis  deseos a todos/as los que me visitáis,  y  que disfrutéis de estas fiestas .

Feliz Navidad.

Un abrazo.

01 diciembre 2021

El pequeño infinito que yo vivo...



Durante mucho tiempo estuve trabajando en lo que me gustaba. Llegó con la pandemia la oportunidad de repensar el tiempo y el trabajo. 














Descubrí que la vida es lo que importa y hay otras formas de dar sentido a todo.

No todo llega de repente. No siempre lucen las estrellas. Hay que ser valientes y estar dispuestos a caminar a oscuras, esperando la llegada de la aurora primero, y después la luz que trae el amanecer.






Se respira en la naturaleza un aire nuevo, los colores tienen nuevo brillo, las ideas e incluso las puntadas, escondidas o no, tienen un destino nuevo que crea y envuelve todo lo que rodea el cariño y la familia.
La sonrisa de un niño que te mira, todo lo transforma; el mundo cobra vida, se acelera el latido al besar su cara y decir su nombre.


Idas y venidas para verlo; mil trabajos nuevos, proyectos que surgen. 
Subí a un tobogán o montaña rusa, que no sé quien conduce ni a dónde me lleva, pero cuando estoy en lo alto pienso que ni en los mejores sueños podía imaginar tal dicha, ni podía pensar que incluso los momentos más bajos estuvieran tan llenos de fuerza y de misterio que solo quien los vive sabe que tienen un por qué y una finalidad.








¡Qué maravilla! No es que ya no me canse, porque cada día cuenta y la edad nos arropa y no podemos dejarla colgada en una percha, pero la mente llena de belleza y esperanza no tiene espacio para la fatiga, porque solo puedo disfrutar el regalo de la vida que se llama Izan.

29 agosto 2021

Sencilla Nana para Izan




Duerme, chiquitito

que del infinito,

todas las estrellas

vienen a mirar...

Cierra los ojitos,
que el día se va,
a buscar caminos,
tras el azulmar.


Mira, chiquitito
cuantos duendecitos,
angelitos negros,
gnomos,
enanitos...
en torno a tu cuna,
vienen a jugar.

- y la luna, entera,
pícara, hechicera,...
en hilos de plata
os quiere enredar-.

Sonríe,
sueña,
juega...
mi pequeñito,
hasta que el sol asome...
lento,
lentito...

Sencilla nana para Izan, es un regalo de quien sabe acunar sentimientos y los canta, la maestría de un corazón rebosante de poesía, nuestra amiga Soco. Ella es una abuela que ha vivido mucho, ha recorrido el mundo, escribe como los ángeles y vive junto al mar.

En su generosidad, nos había prometido hacerle algo especial al bebé. Y ha llegado justo cuando Izan cumple un mes. Tan agradecidos y contentos como estamos, os dejamos su canción de cuna, con su enlace http://olerki.blogspot.com/ Tenemos varios libros suyos. Ella es especial, al igual que su poesía.

Sin saber cuándo iban a llegar, desde su rincón de Euskadi, tenía preparadas colchitas que yo misma, le he ido haciendo a nuestro nieto. Por suerte, quedarán enmarcadas de la mejor manera: entre la nana. Los colores, las puntadas y, la imaginación del patchwork, es cantar a la misma vida, de otra manera. Cada etapa es nueva. Por ella pasamos y, el tiempo, inconscientemente, por nosotros. ¡Es la vida!

16 julio 2021

Gracias por elegirnos

He sentido con fuerza tu latido. Aunque cercano, me pareció verte aún envuelto por un velo de misterio. Estuvimos atentos todos, no pudimos hablarte. Nos sacaste la lengua y sonreíste. Tal vez era tu forma de decirnos que no era el momento.

Has ido creciendo, pero mucho y muy de prisa. Estás casi a las puertas. El tiempo, por aquí pasa muy deprisa. Tus papás ya tienen todo preparado. Te aguardan cada día, cada hora, cada noche palpando el lugar donde juegas, porque les dejas ver tu pie. Te ponen la música para que sepas que están cerca y que no tengas miedo.






Tienen ganas de verte y abrazarte, de comerte a besos y decirte lo mucho que te quieren. ¡Viven por y para ti! ¡Solo en ti piensan, Izan!

Hay tantas preguntas en cada uno de nosotros y en cada vida, que tal vez tu tengas más respuestas que nosotros. Estamos escuchando tu latido al lado del corazón de Laura, como si quisieras mostrarnos que la vida es una preciosa melodía en estéreo, un regalo y un gozo, que ha comenzado, cuando los papás deciden, pero nunca se retrasa, está presente cada instante, cada amanecer, y es un corazón cálido sin fin, que viene a darlo todo desde el infinito.


Vamos y venimos, estamos, tenemos vida pero no somos dueños de la vida, ni de la de un niño, ni de la nuestra siquiera. Es la vida la que transcurre por nosotros, por cada uno y por todos. Sin exclusiones. Nos da siempre lo que necesitamos, por eso es un regalo. Tiene muchas caras que vamos descubriendo, si sabemos agradecerlo todo: abundancia o pobreza, alegría o tristeza, ilusión o desengaños, y siempre amor con esperanza.
Los ojos hablan con más luz que las palabras. Por eso, aunque alguno no lo entienda, en la pupila y también en la sonrisa, irradias, iluminas, siembras magia y ternura como para cambiar el mundo, cambiando y abriendo nuestra vida y nuestro corazón a la generosidad y la acogida. Nuestra casa es ya la tuya, y nuestro tesoro no es tener, sino tenerte, tiene vida y  nombre,  eres tú Izan.


                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              Esto lo digo, Izan, solo unos días antes de tu llegada. Ojalá, que esa pequeña distancia que nos separa, sea superada sin problema ni para ti ni para tu mamá, y pronto podamos, agradecidos, disfrutar del milagro de tenerte. ¡Que seas bienvenido hijo querido de nuestros hijos y por ello, nieto nuestro!
                                                          PD. Labores delicadas  para Izan de mis amigas artistas.

30 junio 2021

Esperando su llegada





Ser abuelo/a, es el puro amor de la vida, la entrega de nuestro propio ser sin vacilación.... sin duda. 



Querer a un nieto/a es el último gran amor del ser humano y el que nos permite sentir lo positivo de haber vivido.








21 mayo 2021

Algo nuevo y...más cerca

Rompe la fuerza de la vida, como un brote, una yema, que se ha ido fraguando lentamente y aparece, sin hacer ruido y sale, incontenible, al aire libre y a la luz.

Sin manos, aparta con toda su potencia, los impedimentos, las cortezas o corazas, restricciones, que al intentar protegerla, impedían que pudiera ver el cielo, expandirse desde dentro y expresar su sentir y su latir profundo.

Es alegría no grito, es sonrisa no carcajada, es la expresión suave de la naturaleza, eclosión misteriosa que abre en flor el capullo que estuvo hasta el amanecer escogiendo su mejor vestidura y con el rayo de luz, ofrece a la vez sus mejores colores y toda su fragancia.

 

Es la sinfonía de la naturaleza que como la esperanza dormida, en el corazón de los humanos, encuentra por fin la melodía contenida de la libertad.

 

Es como si después del dolor, por fin, hubiera roto aguas, y naciera o renaciera la vida para que todos pudieran apreciar el rostro maravilloso de la creación.

 

La palpitación contenida de siglos de infinitos corazones, de incontables vidas que se van perfeccionando, al compás del eterno  ser y del vivir.

 

El respirar de la vida, tiene ritmos, silencios agradecidos, se puede sentir y descubrir que toda ella, y sus múltiples formas son manifestaciones de la fuente única y múltiple realidad vital de la que todo procede y participa.

 

La belleza en sus múltiples y maravillosas expresiones, es la huella que deja en el tiempo la vida que pasa fugaz, como el beso en los labios y su gozo en el alma. Aunque puede haber infinitas huellas, generalmente solo descubrimos aquella que, por pura coincidencia, pasamos cerca o pisamos por donde ella pasó y... la sentimos.

 

Despierta un murmullo interior, puede ser música o el estremecimiento de un poema, el eco de una palabra de ánimo, o el cariño, que te hace remontar, descorrer el manto de la noche y descubrir que millones de estrellas nos contemplan y una especial titila, si nos fijamos, con ligero temblor.



Tal vez hay que pasar por la anoche, descubrir la secreta bondad de los ojos que nos miran, perderse en una canción o un verso o, simplemente cerrar los ojos y dejar todo y reposar sobre alguien que nos ama.

Es posible. Solo puedo decir, que está ahí y hasta creo que cada día está más cerca. Cada etapa es nueva. Por ella pasamos y, el tiempo, inconscientemente, por nosotros. ¡Es la vida!