Mi lista de blogs

21 julio 2022

Aprendiendo a ser




Hay libros, pero... no que guíen. 
En el laberinto del silencio, se aceleran los pulsos y abrimos la mente cada día, sin saber, por eso vamos como ciegos. Recorremos el camino, de la mano invisible de la vida                                                                                                                                                                                                                                  
Las horas no se paran, ni los años que cumplimos se detienen.
Compartimos la misma biología con todos los que ayer, como nosotros preguntaban el por qué, o el para qué.
Y... no tenemos más respuesta que la mente y el latido. 


Así aprendemos. Aprendiendo a ser, siendo. Sin entrenamiento, ni espejo en que fijarse. Sin otro libro que la vida, que habla con latidos y silencios. 


                                                                                                                                                                                                                                                                                                    




La constancia, el amor y la paciencia, la familia y los amigos, el mejor descubrimiento.                                                                             

8 comentarios:

  1. Aprender a vivir a base de tropiezos que nos van guiando.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Celebro verte activa. No se si compartir tu reflexión. Creo que sí hay libros que guían aunque también creo que hay preguntas que no tiene respuesta. A veces llego a la conclusión o creo llegar; mejor dicho, de que lo que ocurre es que son preguntas mal planteadas y esa es la causa de que no puedan ser fácilmente respondidas. ¿Aprender a ser?
    Mi respuesta sería: imposible. Simplemente se es. Exactamente igual que es una piedra o un árbol.
    Otra cosa muy diferente es aprender a ser mejor. A dejar un mundo una infinitésima mejor. Eso si se puede aprender, y el "como hacerlo" es una gran pregunta que deberíamos hacernos constantemente.

    ResponderEliminar
  3. eSTOY VIVA Y PUEDO LEERTE
    VIVA!!!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Yo, últimamente ,prefiero seguir adelante sin pensar demasiado!

    ResponderEliminar
  5. Tenemos a nuestra nieta mayor, Naia, 18 años, aprobada su entrada en la universidad, de vacaciones, haciendo algún turno de trabajo en el restaurante de su madre, durmiendo en nustra casa estos días. Ayer noche cenaba con nosotros antes de volver a salir con sus amigas.

    Y sí, mirándola en la mesa, con su juventud y lozanía, marcando la diferencia natural con esa fotografría de ambos mirándome desde la estantería, ella abrazada a mi cuello cuando contaba unos tres años, claro que aprende a ser. Sin entrenamiento ni espejo...

    ¡Con la mente y el latido!... Tendrá que ser. ¡Pues el mundo en sí enseña poco!

    Y sí, la veo aprender. Ley de vida.

    Y también de acuerdo con esos cinco puntos que detallas. El mejor descubrimiento. Pero reconozco que he tenido que leerte para tenerlos presentes...

    Gran abrazo Ángela.

    ResponderEliminar
  6. Excelente o teu texto Ángela!
    Alguns livros fazem parte do nosso imaginário e nos acompanham em diferentes momentos da vida. Não importa qual seja o motivo, a verdade é que algumas frases de livros têm lugar cativo no coração e por mais que o tempo passe continuam a inspirar e fazer refletir.

    Com um livro na mão nunca se está sozinho...

    Um beijo e uma boa semana!

    ResponderEliminar
  7. Concisa, pero muy profunda tu reflexión, que la comparto al ciento por ciento, aunque me quede con la moraleja de los mejores descubrimientos.
    Un abrazo, Ángela, y cuídate tu también de la caló, y si puede ser a la orillita de la playa, mejor que mejor.

    ResponderEliminar
  8. bonita tu entrada

    ResponderEliminar